Alfonso Rivadeneyra García

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Hablar de es también hablar de estallido social, sea este en el pasado o en el presente. Por esas cosas que tiene la historia, mientras la serie anunciada por Movistar que contará la historia de la banda (otra versión, ), en Chile manifestantes entonaron “El baile de los que sobran”, himno extraoficial del oprimido. Lo cantaron en las protestas de finales del 2019 e inicios del 2020, antes de la pandemia. También la cantaron el último domingo, cuando .

Es justo durante el gobierno pinochetista cuando Los Prisioneros viven su época más representativa, en su primera formación: Jorge González, Claudio Narea y Miguel Tapia; quienes en plena represión hacían música para decir lo que sentían y que pocas agrupaciones consiguieron a ese nivel. No es exagerado decir que fueron los más influyentes de la región.

LEE TAMBIÉN: “Me fui de Los Prisioneros porque Jorge se transformó en un loco”. Una entrevista con Claudio Narea.

Esta nueva serie de Los Prisioneros, que empieza a filmarse en 2021 con miras a estrenarse más adelante ese mismo año, cuenta con los derechos de las canciones; por lo que se espera escuchar los temas de toda la vida. Además, recreará momentos clave en la historia de la banda, incluyendo su paso por Perú en 1987, donde convocaron una multitud en Acho. Así describe ese momento el :

“La primera gira del grupo chileno Los Prisioneros en Lima, Perú, fue accidentada en cuanto a su organización, pero exitosa en cuanto a asistencia de público y a la (posterior) atención de los medios. Había mucha expectativa a su llegada, ya que se asociaba su nombre con la situación política que vivía Chile. Esta gira fue un desastre financiero para el grupo, ya que la radio que los auspició les dijo que los traerían a Lima en gira promocional. Ellos pensaban que no eran muy conocidos aquí. Desconocían que sus temas eran número uno en los rankings radiales. Fue por ello que, al comienzo, solo programaron un concierto en la discoteca Reflejos de San Isidro —un local chico—, pero luego sumaron un concierto en la Plaza de Acho, una plaza en la que se ofrecen espectáculos de corridas de toros y que cuenta con una capacidad de doce mil espectadores, consiguiendo Los Prisioneros, en sus dos conciertos, un lleno total. Tras el show, fueron elegidos el grupo del año y la canción ‘El Baile de los que Sobran’, fue elegida como single del año en la mayoría de las emisoras radiales del país”.

Puedes ver fotos inéditas del concierto de Perú en la galería que abre este artículo.

A continuación, una entrevista con Joanna Lombardi, jefa de ficción de Movistar para América Latina; donde nos cuenta detalles de la producción, incluyendo el reto de filmar multitudes cuando una pandemia azota la región.

Uno podría pensar que hay relación directa entre las protestas ciudadanas de Chile, que ocurrieron en todo el país antes de la pandemia, y que haya una serie de Los Prisioneros. ¿Influyó el clima social en que Movistar aceptara esta serie?

Para mí ha sido sorprendente, porque en realidad nosotros venimos desarrollando la serie de Los Prisioneros mucho antes del estallido social. De hecho, cuando ocurrió todo y empezamos a ver estas imágenes de la gente cantando las canciones de Los Prisioneros, cuando nosotros estábamos escribiendo los guiones; nos hizo sentir... nos hizo aterrizar no solo en lo relevante, sino en lo actual que estaba siendo todo; lo cual también nos puso mucha más responsabilidad sobre los hombros al contar esta serie. Pero no es que nosotros decidimos entrar a la serie después, esta es una cosa que venimos haciendo desde antes y ha sido de verdad una sorpresa lo que pasó.

Pero imagino que ver estas protestas, en cierto modo, influyó en el proceso de escritura.

Sí, totalmente. Porque en realidad una serie que empezó, digamos, tratando de contar la historia de una banda y de unos chicos que vivieron en un contexto político y social determinado, se convirtió en una serie que tenía tantos referentes actuales y donde sentíamos que estábamos hablando un poco de lo mismo. (...) De pronto empezamos a tener tantas referencias actuales, entonces la serie para mi, conversa mucho con la actualidad. Hay muchos juegos visuales que estamos haciendo, que tienen que ver con cómo eso que pasó, esa realidad, termina siendo una realidad hoy en día.

Los prisioneros en su concierto de la Plaza de Acho (1987).

Esta es la segunda serie los prisioneros en menos de 10 años, pero aquí sí se cuenta con el permiso de casi todos los integrantes de la agrupación (). ¿Qué de nuevo veremos que no se haya visto en la serie de Chilevisión?

Para empezar, una serie pensada en televisión abierta es totalmente distinta a una serie para una plataforma. Desde la manera en que escribes los guiones, ya tiene que ver con otro formato. Por otro lado, esta es una serie que, desde que nace, se piensa para estrenarse simultáneamente en toda Latinoamérica. Tiene esa mirada más global desde los guiones, de cómo conectar también con otros países, con las realidades, porque al final, como muchas veces lo hemos hablado, los latinoamericanos nos parecemos mucho más de lo que creemos; hay muchas cosas que conectan con otros países. De hecho, en la serie vamos a ver cuando los prisioneros tocan por primera vez en Perú, en la Plaza de Acho, y cuando van a tocar a Colombia. Entonces esta salida de Los Prisioneros de Chile tiene que ver con lo que te cuento, con la proyección internacional. Y lo otro, que también es interesante, es que estamos tratando de contar una historia bien humana, más allá de tratar de contar toda la historia de Los Prisioneros desde que empezaron; en realidad agarramos un espacio pequeño, solo unos años, desde que ellos ya están tocando en sitios todavía un poco chicos; y cómo viene ese éxito, la internacionalización y el final, la separación inicial del grupo. Y en esta etapa que estamos tocando en la serie, nos enfocamos mucho en lo que pasa con ellos como seres humanos, los conflictos, no solo personales, sino que tienen que ver con la libertad en todos sus sentidos: con la libertad en las relaciones, lo social, la política, en la música también. Creo que por ahí va un poco el tema.

Mencionaste el concierto de Acho. ¿Van a filmar en Perú? ¿Cómo harán con el trabajo de multitudes en plena pandemia?

El diseño de producción de la serie ha cambiado mucho, obviamente en estos meses. Hemos tenido que repensar muchísimas escenas, reorganizar el rodaje, los tiempos; la verdad es que está siendo un trabajo bien complejo. Ya hacer una serie de esta magnitud es difícil, y ahora lo es mucho más. Aún no tenemos confirmado si vamos a filmar en Perú o si las vamos tener que filmar en Chile y trabajar mucho con postproducción; pronto lo tendremos más claro. El rodaje empieza en enero, que de por sí falta un poco, y esperamos que para entonces la situación sea mejor; es verano, lo cual ayuda. Y todas las escenas de multitudes las estamos tratando de mover hacia el final del rodaje para tener más tiempo (para prepararlas).

LEE TAMBIÉN: Jorge González: así se despidió el ex líder de Los Prisioneros

Es común que las series biográficas incluyan cambios respecto a lo que pasó. ¿Cuánto de la serie será ficticio y cuánto será real?

Es una serie que está basada en la realidad, no es un documental, tiene una estructura dramática. Hay mucha ficción en la construcción de la historia que estamos contando, siempre desde un lugar de mucha investigación, no solamente en todo lo que hemos investigado para conocer a los personajes y cómo reaccionarían ante diferentes circunstancias, sino también con mucha verdad; con muchas cosas que pasaron realmente. Todos los eventos grandes que ocurren en la serie, son eventos que han ocurrido en la realidad; creo que más bien la ficción va por la manera de contar, quizá nos hemos tomado alguna libertad en los tiempos que pasaron las cosas. Cosas que de repente tuvieron diferencia de un año entre una y otra, de repente nos ha convenido contarlas más cerca. Definitivamente, hay ficción, pero no tengo la sensación de que hayamos escrito guiones en los cuales nos estamos inventando cosas. Nuestra idea es ser honestos al contarla.

¿Y ya tienen elenco?

De hecho, nuestros prisioneros están ensayando desde hace casi un año. Porque son personajes difíciles, además los actores son jóvenes, bien chicos, porque en ese entonces los personajes tenían 19 o 20 años. Estamos haciendo un trabajo con ellos, no solo a nivel actoral, sino también musical porque tienen que tener mucha confianza para el manejo de sus instrumentos. Pronto podremos anunciarlos y los conocerán.

Dato

Los Prisioneros de Movistar será contada en ocho episodios de 30 minutos cada uno.

TE PUEDE INTERESAR

No te pierdas

No te pierdas