Redacción TV+

La telenovela “Pasión de gavilanes” se estrenó en octubre de 2003 y se convirtió en uno de los grandes éxitos de la televisión colombiana y latinoamericana. Esta ficción que lanzó a la fama a Mario Cimarro tenía todos los ingredientes para serlo: humor en casi todas las escenas, una trama compleja donde aparecían la justicia y la venganza, y, además del atractivo de sus personajes.

El protagonista Mario Cimarro dijo en una entrevista para el medio colombiano que “ ‘Pasión de gavilanes’ tiene los ingredientes de toda excelente producción: una buena historia o guion, un buen elenco”.

“Como el 80 % se rodó en exteriores y se emplearon buenas técnicas de fotografía, visualmente atrapa. La historia tiene la peculiaridad de resaltar valores universales, como el honor, la honestidad, la unidad familiar, el amor incondicional; es contada, dirigida y actuada de una manera fresca, fluida, ya sea en las partes dramáticas, de acción o de comicidad, resaltando la naturalidad como elemento constante”, argumentó sobre dicha novela.

Además, explicó que lo más le gustó de la novela fue “la frescura, naturalidad del guion y sus diálogos, en su forma de escribir todo tiene importancia y está conectado”.

“Yo sentía cuando leía que estaba leyendo un buen guion cinematográfico o un buen libro; es algo que solo lo viví y experimenté otra vez con César Miguel Rondón, el escritor que desafortunadamente se retiró de la televisión”.

Por su parte, Paola Rey, quien interpretó a Jimena en la telenovela, habló con el medio colombiano sobre lo que fue la realización y lo que significó ‘Pasión de Gavilanes’ para la historia de la televisión de ese país.

“Es impresionante cómo ha trascendido. Uno quisiera que todos sus proyectos trascendieran de la misma manera, pero eso no ocurre, algunos les va bien, mal y regular, pero ‘Pasión de Gavilanes’ fue un punto a parte y se mantiene vigente”, comentó la colombiana.

La actriz indica que cree que fueron “muchos de los factores que sumaron” para que sea un éxito. “Es en realidad una combinación de elementos, empezando con la escritura de Julio Jiménez, el elenco que se escogió, la forma de entrelazar las historias y la música que para mí era un personaje más”, añadió.

“Es una novela atemporal que perfectamente se puede ver ahora y vuelves a conectarte, porque lo importante son los personajes con sus historias”, agregó.

El creador de esta novela, Julio Jiménez, encontró una fórmula que no se había hecho antes en un género que suele ser para mujeres. Los hermanos Reyes Guerrero –interpretados por Mario Cimarro, Michel Brown y Juan Alfonso Baptista– pasan casi todo el tiempo en cámara con el torso descubierto o con camisetas sin mangas. Esto funcionó bastante bien con su público.

Otro de los aciertos de la novela, según, es el tema que se eligió para la novela. “‘¿Quién es ese hombre?’. El coro del tema principal lo pueden tararear personas que no tienen interés alguno en la telenovela. La canción ‘Fiera inquieta’, interpretada por Ángela Chadid –porque Zharick León hace ‘playback’ en las escenas donde canta la canción en el bar– fue un verdadero éxito en las emisoras populares. ‘Pasión de gavilanes’ “es la última telenovela en la que la música fue realmente importante”, dice Rincón.

“Este es un ejemplo de telenovela clásica en la que se componía música popular que realmente triunfaba en lo popular”, concluye.


TAGS RELACIONADOS