Redacción Luces

Tras cinco temporadas, las cuatro primeras como “Vis a Vis” y esta última emitida a modo de spin-off y bajo el nombre de “”, la serie sobre las reclusas de las cárceles Cruz, lideradas por Maca () y Zulema () se despidieron definitivamente de la TV este 8 de junio.

EL ADIÓS DE MACA Y ZULEMA

A lo largo de estos siete episodios de “Vis a vis: el oasis", hemos visto la relación de Maca y Zulema fuera de prisión y como el dúo perfecto para robar joyas y bancos.

El personaje que interpreta Maggie Civantos en la serie, definió en el episodio cuatro, la sociedad con su ex enemiga con la siguiente frase: “No éramos amigas, no éramos nada pero juntas éramos el matrimonio perfecto”.

Y es que Maca y Zulema parecen entenderse a la perfección cuando de robar o matar se trata. Pero más allá de eso, el vínculo que las une es complicado de describir.

En el episodio anterior, este amor y odio de la rubia y la morocha marcó distancia de lo visto hasta ahora entre ellas. Fue la primera vez que vimos a Zulema demostrando ternura por el otro y fue el primer capítulo que nos reveló una escena sexual entre las dos.

¿Qué pasará con este dúo perfecto en el episodio final ahora que Ramala las tiene rodeadas a punto de pistolas y matones por doquier? ¿Tendrán un as bajo la manga y la suerte de su lado como siempre? No lo sabemos pero de lo que sí tenemos certeza es que los personajes de la marea amarilla encabezados por Macarena Ferreiro y Zulema Nahir dejaron su estampa en la televisión.

MINUTO A MINUTO

El último episodio de “Vis a vis: el oasis” inicia con una conversación de lo más sincera entre Maca y Zulema dentro del hotel El Oasis. La rubia le lava el cabello a su compañera mientras esta, por primera vez, le revela sus sentimientos antes de enfrentarse ante una inminente batalla de muerte con Ramala y sus hombres.

Zulema: “Lo que quiero es poder hablar sin mirarte a la cara. Llevo toda la puta vida huyendo. Huyendo todo el rato. Huyendo de mi madre, huyendo del cerdo ese con el que me casó. En la cárcel, soñando con huir”.

Maca: “¿Qué me quieres decir?”

Zulema: “Pues que no hay porqué huir si tienes un hogar y que el tiempo que pasamos juntas en la caravana es lo más parecido que he tenido a un hogar. Quería que lo supieras”

Maca: “Para mí también ha sido muy especial" (con lágrimas en los ojos y sin que Zulema la vea) “Pero déjame decirte que como compañera de piso la verdad que eres una mierda”

Zulema: “Y tú, duermes con la boca abierta”

Maca: “A ¿Me miras cuando duermo?”

Zulema: “No, no te miro pero haces unos ruiditos como ardilla”

La conversación entre el dúo de atracadoras es interrumpido por Goya, quien llega corriendo para alertarlas que Ramala llegó con “mogollón” de hombres.

Ramala y sus hombres tienen rodeado el Oasis y Maca, Zulema, La Hacker y Goya listas para disparar.

Jugando con el tiempo, como ha venido sucediendo a lo largo de sus siete episodios, vemos ahora al inspector Castillo en el cementerio, ordenando que se haga una exhumación de unos cadáverres.

Volviendo al ataque de Ramala y las Maca y compañía, vemos nuevamente cómo estas han logrado liberarse de los hombres de Ramala a punto de metrallazos. Con el camino aparentemente libre la banda de criminales tratará de escapar por un túnel cerca al hotel El Oasis.

Segundos después, Maca y Zulema corren por el desierto, mientras un helicóptero las espera para hacer su vida en otro lado. Atrás, el resto de hombres de Ramala las persigue y cuando están a punto de alcanzarlas, la morocha le dice a la rubia que corra ella, le desea que le vaya bien y decide quedarse para hacerle frente a los narcos.

Maca le hace caso y corre mientras Zulema se detiene y frente a los enemigos decide bajar la cabeza en un primer momento y piensa que prefiere morir así que hacerlo en un hospital.

Con todo consumado, Zulema se levanta y abriendo los brazos recibe a la muerte a través de los disparos de los narcos.

De vuelta al presente o al futuro, vemos nuevamente a Castillo frente al ataúd que quería ver. Zulema yace ahí aunque él aún no se lo cree. “Las personas que hemos conocido se pueden clasificar en dos partes: las que han dejado huella en nosotros y las que no", dice el inspector.

“¡Cómo voy a extrañar a esta hija de puta!”, exclama mientras que al fondo, un grito conocido piden que paren todo para que ella pueda despedir a su amiga “como se debe”.

Se trata de Saray, quien no llega sola sino acompañada con una pequeña banda y al ritmo de flamenco, le canta a su mejor amiga de celda.

Seguimos con los cambios de tiempo y ahora vemos a Goya y ‘La hacker’ en prisión. Todo indica que la pareja pasará un largo tiempo en la cárcel pero tratarán de estar juntas siempre.

Volvemos a Zulema y Saray, la gitana le da un beso final a su amiga. Mientras tanto, Maca, en algún lugar del mundo está pariendo a su primer hijo.

Un flashback ahora. ¿Y a ti cómo quieres que te recuerden? le pregunta Saray a Zulema desde prisión. Y la ‘elfo del puto infierno’ le responde, fiel a su estilo: “La verdad… me importa una mierda. ¡BUH!".

Fin de la historia.



PUEDE INTERESARTE