Denise Richards grabando una escena de "The Bold & The Beautiful". Foto: The Bold & The Beautiful
Denise Richards grabando una escena de "The Bold & The Beautiful". Foto: The Bold & The Beautiful
Redacción Luces

Desde que a mediados de junio en Estados Unidos comenzaron a retomarse algunas grabaciones cinematográficas y televisivas paradas por la pandemia del , se había comentado que producciones como “” de la cadena CBS, venían ensayando escenas íntimas con maniquíes. Sin embargo, no es hasta ahora que se revelan imágenes de este atípico rodaje.

Fue el programa Access Hollywood el que ingresó a los sets de esta longeva telenovela estadounidense para ser testigos de cómo escritores, actores y directores se las ingenian para grabar protegiéndose del virus del Covid-19 que afecta al mundo entero.

En este informe de menos de casi tres minutos podemos ver a la actriz Denise Richards hablar con un maniquí ubicado a más de tres metros de distancia, en una escena en la que debería sostener una conversación con su coprotagonista Thorsten Kaye.

Y luego vemos en la misma escena al actor con un maniquí en el lugar de la actriz.

Thorsten Kaye en una escena de "Bold and the beautiful".
Thorsten Kaye en una escena de "Bold and the beautiful".


“Nos hacemos las pruebas cada dos días”, revela Richardson quien además cuenta cómo su esposo en la vida real es el que reemplaza a Thorsten Kaye en las escenas de besos.

MIRA: Así se graba una telenovela o serie en Brasil, México y España en tiempos de coronavirus

“Al principio, sacamos todas las escenas de amor, pero el programa se nos caía, porque justamente se trata de romances y vínculos familiares”, dice Bradley Bell, productor ejecutivo de la tira de CBS y que publica el diario La Nación en su más reciente edición.

“Una de las primeras ideas que tuvimos fue traer maniquíes para las escenas íntimas y de hospital, y está funcionando bastante bien: hacemos las tomas desde muy lejos o de forma que no se note que son objetos inanimados.”

Bell revela también que la reacción de los actores tuvo algo de rechazo en un principio pero luego se acostumbraron. “Para muchos, es el primer beso de látex de sus vidas”, dijo.

Sobre las reacciones de los espectadores, esta se verá recién en algunas semanas cuando se emitan al aire estos nuevos capítulos de “The Bold and the Beautiful”, una telenovela que empezó a emitirse en CBS en 1987.


Thorsten Kaye y Denise Richards en una escena de "Bold and the beautiful".
Thorsten Kaye y Denise Richards en una escena de "Bold and the beautiful".


EL FUTURO DE OTRAS PRODUCCIONES DE HOLLYWOOD

Quizás las estrategias de “The Bold and the Beautifulpara grabar en plena pandemia funcionen pero ¿Qué pasará con decenas de producciones en las que poner un maniquí no resulte suficiente?

“Hasta el momento, los productores de series como Riverdale (disponible en Warner y Netflix), Dinastía (Netflix) y The L Word: Generation Q (Amazon Prime Video) están planeando una combinación de protocolos de seguridad y artilugios narrativos: constantes testeos a actores y equipo técnico, cuarentenas, profesionales médicos presentes en el estudio, trucos de cámara, espejos de colores y guiones llenos de doble sentido, con reminiscencias de la TV de la década del 70″, revela en un informe el mencionado diario La Nación.

Precisamente sobre Riverdale, su creador Roberto Aguirre-Sacasa, dijo a este diario que “piensa usar maniquíes para llenar las gradas de la ceremonia de graduación, pero no en las escenas románticas. Lo que sí es probable es que los actores muestren mucha menos piel al descubierto”.

Otro “truco” que contemplan usar para el rodaje de los nuevos capítulos de la serie de Warner es profundizar en uno o dos personajes y usar un número pequeño de locaciones. “Otro elemento que los ayudará a esquivar el tema del coronavirus es un salto temporal de seis años que ya estaba previsto en el argumento”, sostuvo Aguirre-Sacasa.

Otra serie, The L Word: Generation Q, el revival de la exitosa producción de principios del 2000 que narraba las vidas de un grupo de amigas lesbianas en Los Angeles, y que estrenó en 2019 su primera temporada con explícitas escenas de sexo; alista su regreso a los sets de televisión, todo un desafío para la creadora Marja-Lewis Ryan.

“Escribo en dos etapas -cuenta Ryan-. Primero escribo cómo sueño la escena, y después viene alguien y me dice que mi sueño no puede convertirse en realidad. Entonces repienso todo y me pregunto que partes de ese sueño realmente me importan, y hago los ajustes a partir de eso.” Y agrega: “Me ayuda mucho mi experiencia en el cine independiente, porque en ese mundo te dicen todo el tiempo: ¡Eso no se puede hacer! A mí me encantan los rompecabezas, así que va a estar todo bien.”


Cabe destacar que en “La forma segura de avanzar,” un documento de 36 páginas elaborado en conjunto por cuatro grandes sindicatos de Hollywood, se recomiendan, entre otras cosas, un enfoque “zonificado” de la producción, que limite la cantidad de actores y técnicos en esas situaciones en las que resulta imposible el uso de máscaras y equipo de protección personal. Los sindicatos también piden limitar la jornada laboral a diez horas, para dar más tiempo a la desinfección de los estudios, testeos de Covid-19 para todo el elenco y equipo de producción, y testeos rápidos -cuyo resultado está listo en menos de doce horas- para los actores que deban interpretar escenas íntimas.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS