Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Televisión

"Goleadores": No vale enseñar mentiras

Luis Carlos Arias Schreiber demuestra que el Perú no goleó a Hitler como lo narra la recién estrenada miniserie de TV

Goleadores: No vale enseñar mentiras

Goleadores: No vale enseñar mentiras

FERNANDO VIVAS (@arkadin1)

Me excita la idea de demoler un mito. Luis Carlos Arias Schreiber ha experimentado ese morboso placer con el fútbol, que es algo muy caro para él, pues ha sido periodista deportivo (condujo “Deportados” en CMD). Ahora dirige el diario "Publimetro", pero sigue dando vueltas a Berlín 36 (el ensayo lo publicó en "Don Balón" de setiembre del 2000 y en "Ese gol existe", PUCP, 2008). Y quiero que vuelva a deconstruir el mito para concluir, junto con él, que las miniseries pueden copiar leyendas y allá ellas, pero en los colegios no se deben enseñar mentiras.

¿Por qué te propusiste deshacer este mito de Berlín 36?
La primera vez que lo oí estudiaba en el Humboldt, un colegio peruano-alemán. Que a Hitler le dio una pataleta porque Perú ganó a Austria, que anuló el partido y Perú, digno, se retira.

¿Tienes ascendiente alemán?
No, en todo caso muy remoto. Mi papá no sabía una palabra de alemán. Simplemente, le gustó la idea de meternos en el Humboldt. Allí leí la revista "Jugend Scala" con un especial de historias olímpicas. Y leí la historia del otro lado: que Perú manchó las Olimpiadas.

Era el otro extremo.
Sí, tan absurda como la versión peruana.

¿Hubo vandalismo peruano?
Eso de que mil peruanos entraron con cuchillos, en un estadio de siete mil personas, es un absurdo. Pero sí llegaron a golpear a un jugador austríaco. Partiendo de los dos extremos y revisando documentos oficiales olímpicos y también peruanos, quise llegar a la verdad. Leí la historia olímpica monumental del estadounidense David Wallechinsky que dice que la historia depende del continente en que se cuente.

Tiene razón en ese punto.
Entré en contacto con la Asociación de Estadísticos del Fútbol, presidida por el austríaco Karel Stokkermans. El famoso ‘wunderteam’ austríaco de Hugo Meisl, que sí jugó en los primeros mundiales de fútbol (el primero fue en 1930 en Uruguay), no estuvo allí. No estuvo Matthias Sindelar, para muchos es el mejor futbolista de la preguerra. Se suicidó en 1938, junto a su novia judía.

Esa es una historia fantástica, el Pelé de la preguerra fue un héroe.
Sindelar no estuvo ni por asomo en Berlín 36. El Mundial de Fútbol nació en 1930 y la FIFA trató de convencer al comité olímpico de que sacara al fútbol de su menú, y así sucedió en Los Ángeles en 1932. Pero reapareció en Berlín 36 como fútbol amateur y con la condición de que lo dirigiera la misma FIFA.

Pero aceptaron a los peruanos, que eran profesionales.
Recién se estaban adaptando y los peruanos no estaban claramente definidos. Lolo Fernández, Valdivieso, ‘Manguera’ Villanueva habían estado en el llamado combinado del Pacífico, junto con jugadores chilenos, cobrando en Europa y hasta en Berlín.

¡Hubo un combinado peruano chileno! Hoy sería impensable.
Fue por fines comerciales. Digamos que la selección peruana no era del todo amateur.

En cuanto al partido Perú-Austria, ¿qué has establecido?
Austria iba ganando 2 a 0. Según Stokkermans, a un futbolista austríaco lo ‘foulean’ y no puede seguir jugando. Austria queda con 10 jugadores, porque en ese tiempo no había reemplazos. Perú empata. Se van a los suplementarios y Perú gana 4 a 2, pero antes hubo una gresca; entran peruanos al campo y llegan a golpear a un jugador austríaco. Acabado el partido, los austríacos reclaman que el campo no era seguro. Los delegados peruanos se enteran tarde del reclamo, la FIFA los llama para pedirles su versión y no los encuentra. Cuando los ubican, a los peruanos les parecen pueriles los argumentos y se retiran sin dar su descargo. La FIFA ordenó un nuevo partido, pero Perú ya no estaba.

¿Mal manejo dirigencial?
Sí, y cuando Lima se entera, el presidente Benavides aprovecha el tema para distraer a la población en un año electoral y ordena el retiro de la delegación. La FIFA trató de convencer a los peruanos de que se quedaran, pero ya era tarde, ya había hablado el presidente.

También deshaces el mito de que Hitler tuvo algo que ver.
La decisión la tomó un jurado de la FIFA con 5 jueces presididos por el famoso Jules Rimet. Ninguno era alemán, pero todos eran europeos y pueden haber atendido el reclamo con una visión eurocentrista. Pero no tuvieron contraparte peruana porque esta no se presentó. Hitler estaba muy pendiente de los Juegos Olímpicos, pero de los deportes principales, entre los que no estaba el fútbol. No estuvo en el palco como dice el uruguayo Eduardo Galeano en una entrevista que está en You Tube.

Has investigado si el racismo nazi, que ya era visible, incluía a lo indoamericano.
En 1935 habían salido las leyes de Nuremberg, que eran básicamente antisemitas. Ese era el gran enemigo racial. En el 36 ganan medallas mexicanos, filipinos y negros como Jesse Owens. Owens narra en su autobiografía que pasó las mejores semanas de su vida en Berlín y que cuando la delegación regresó a EE.UU. los hacen desfilar en carros de bomberos y a él, con sus 4 medallas, lo mandaron atrás por negro.

De la doble moral gringa volvamos a nuestro mito.
La leyenda de la intervención aparece después de la guerra, cuando Hitler ya es el malo de la película.

¿En qué momento nace?
Littman Gallo me contó que las viejas glorias, Lolo, 'Manguera', Valdivieso, cuando hacían giras por el interior, se promocionaban como ‘la selección que venció a Hitler’.

Guillermo Thorndike lo recoge en su historia del fútbol.
Y hasta narra penales que tapó Valdivieso y que no existieron [ríe]. Es una historia fantástica si se mantiene en el terreno de la ficción, es nuestro “Escape a la victoria” (película de John Huston con Stallone y Pelé), pero no para enseñar en los colegios.

Eso lo dice Eduardo Galeano.
Si el objetivo es que los alumnos se sientan orgullosos, tenemos otros episodios, otros personajes. Por ejemplo, Alejandro Olmedo, el único latinoamericano que ganó Wimbledon.

¡Y Edwin Vásquez!
Que ganó la medalla de oro con una pistola prestada. Hay que contar eso, y no historias que nos acomplejan pensando que todo lo pasado fue mejor y que somos un campeón moral.

Y lo que queremos son triunfos reales, no morales.
Esa leyenda hace daño, así como el Maracanazo de 1950, que daña a los uruguayos que creen que ganaron a punta de garra y en realidad fue porque su equipo era el mejor. Hay tanto por contar.

EL DATO

La serie "Goleadores", producida por Michel Gómez, cuenta con las actuaciones de Alberto Isola, Jesús Neyra, Milene Vásquez, entre otros actores, y se emite de lunes a viernes a las 10 p.m. en Frecuencia Latina. Aquí el spot oficial del programa:

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada