Redacción EC

Evan Piccolotto, el esposo de la modelo Sully Sáenz, culminó con varias heridas una de las pruebas que debió realizar como parte de la dinámica de "Mi hombre puede", secuencia del programa "Gisela, el gran show".

El canadiense debió colocarse 16 de ganchos de ropa en el rostro y mantenerse con ellos puestos por el lapso de un minuto.

Evan logró pasar la prueba, pero mientras se le sacaban los ganchos,  este derramaba algunas lágrimas y se descubrió que los objetos habían dejado cicatrices sangrantes en sus cejas, nariz y labios.

Aunque Piccolotto recuperó rápidamente la sonrisa, Sully Sáenz se mostró preocupada y atinó a besarlo para consolarlo.

EL DATO
Además de Piccolotto y Sáenz, compitieron en el programa Saskia Bernaola y Erick Elera. La ganadora fue la primera junto a su esposo, el comediante Lele.