Redacción EC

En enero de 2020, un tribunal de Estados Unidos resolverá finalmente la acusación de homicidio involuntario que pesa en contra del actor mexicano , tras golpear y ocasionar la muerte de Juan Ricardo Hernández, un hombre cubano de 62 años, en marzo pasado.

Lyle, de 33 años de edad, afronta desde abril de 2019 un arresto domiciliario en casa de su cuñado Lucas Delfino, en Miami. Conectado a un grillete electrónico, el actor, oriundo del estado mexicano de Sinaloa, afronta desde abril pasado una serie de audiencias, que se espera concluyan con un veredicto final en enero del próximo año.

LOS MINUTOS DE IRA QUE CAMBIARON LA VIDA DE LYLE

En 31 de marzo de 2019, Pablo Lyle intentaba llegar al aeropuerto de Miami después de disfrutar unas vacaciones familiares. El automóvil que transportaba al actor era conducido por su cuñado Lucas Delfino.

Según testigos que estuvieron en el lugar y a las grabaciones que hizo la cámara de un grifo cercano, una maniobra del auto de Lyle golpeó el auto de Hernández, quien bajó de su vehículo de inmediato a recriminarle a Delfino.

En el video se ve a Delfino bajar del auto y tras una breve discusión con Hernández, volver al vehículo. En ese instante y mientras el hombre de sesenta años se dirige a conducir nuevamente su automóvil, Lyle, corre hacia este y le da un puñete, dejándolo inconsciente en el suelo.

Días después, Hernández falleció a raíz de “complicaciones por trauma contundente en la cabeza”. Lyle, que en ese momento se encontraba en México, tuvo que volver a Miami para afrontar el aparente homicidio.

Tras pagar una fianza de 5.000 dólares, Lyle fue puesto en libertad pero fue acusado de homicidio involuntario y condenado a portar un grillete electrónico mientras cumple un arresto domiciliario en Miami.

LA VERSIÓN DE LYLE

En diciembre de esta año, durante una de las varias audiencias a la que ha acudido el actor, este declaró en su defensa:

Vi a este hombre atacando nuestro coche con mis hijos dentro. En realidad, estaba tratando de evitar que mis hijos murieran o resultaran heridos. Podría haber conseguido un arma, o podría haber usado su coche como un arma”, dijo.

De acuerdo a medios locales, la fiscal de Miami-Dade, Rachel Morales-Gellis sostuvo que la reacción de Lyle no estaba justificada pues la víctima no estaba armada y no representaba ningún tipo de amenaza, como declaró el actor.

Tras más de seis horas de testimonio, el juez también desechó los argumentos de defensa de Lyle y determinó que el proceso judicial deberá continuar en enero.

CARRERA ACTORAL EN ASCENSO

El 2019 parecía ser un gran año para Pablo Lyle. En enero pasado estrenó la película “Mirreyes contra Godínez, una comedia mexicana que se convirtió en la cinta más exitosa de los últimos doce meses en este país y en junio hizo lo propio “Yankee”, una serie producida por Netflix con el actor como protagonista.

En “Yankee”, Lyle interpreta a Malcom, un agente de bienes raíces que vive en Arizona y que en paralelo trafica diamantes. El estreno de la serie fue punto de polémica pues muchos no veían bien que la empresa de streaming emitiera un programa mientras el actor atravesaba un juicio por homicidio.

Antes de este par de producciones, Pablo Lyle recibió reconocimiento en México como galán de telenovelas. La más reciente que protagonizó el actor se llamó: “Mi adorable maldición”, una producción de Televisa, en 2017.

Otras producciones en las que participó Lyle fueron:Corazón que miente”, en 2016, "La sombra del pasado”, en 2014, “Cachito de cielo”, en 2012, “Una familia con suerteen 2011, entre otras.

Recientemente, Pablo Lyle fue fotografiado en su casa de Miami, donde cumple arresto domiciliario. En las imágenes, el actor luce con varios kilos de más, el cabello rapado y medio rojizo.





TAGS RELACIONADOS