Módulos Temas Día

Más en Televisión

Yiddá Eslava: "La escritura me gusta y es parte de mi esencia"

Conversamos con Yiddá Eslava sobre "Él", la primera entrega de su trilogía juvenil que presentó en la FIL Lima 2016

Yiddá Eslava: La escritura me gusta y es parte de mi esencia

Yiddá Eslava: La escritura me gusta y es parte de mi esencia

Yiddá Eslava presentó el fin de semana “Él”, la primera parte de una trilogía juvenil que publicará con Estruendomudo. La actriz y ex participante de “Combate” presenta la historia de una adolescente llamada Bea.

Quien literalmente se roba los sueños de la protagonista no es cualquier chico, sino más bien uno capaz de aparecer solo en la imaginación de Bea, una simpática adolescente que a fin de cuentas podría ser cualquier chica de su generación.

Una buena historia y un final inesperado aseguran la atención del público objetivo de Yiddá: sus fans y cualquier adolescente deseoso de aventurarse en el mundo de la lectura.

Compartimos aquí un adelanto de nuestra entrevista a Yiddá Eslava en la Feria Internacional del Libro de Lima. Fue inevitable conversar no solo sobre “Él”, sino también sobre sus aficiones artísticas y, evidentemente, sobre sus inicios en el ‘reality’ “Combate”, del cual supo salir para dedicarse a lo que más ama: actuar y escribir.

¿Hay referencias o similitudes entre “Él” y otras novelas como “Crepúsculo”?

Te voy a ser sincera, no he leído nunca “Crepúsculo”, ni siquiera “Harry Potter”.  Y esa es una de las consignas que tomamos con el editor, que era no leer para evitar influencias con algún otro libro. Todo salió de mi cabeza. La mayoría de ‘pirañadas’ que aparecen en la novela son cosas que me pasaron en la pre-adolescencia.

Por lo menos hasta que uno empieza a leer el libro, es inevitable preguntarse si hay detalles de tu pasado y presente en “Él”…

La verdad es que tiene algunas cosas. Por ejemplo, las amigas que aparecen en el libro (Vanessa y Melissa) tienen cosas de mis mejores amigas del colegio. Es más, cuando las llamé para decirles que conté algunas anécdotas que vivimos, y que los personajes del libro están inspirados en ellas, me dijeron “¡maldita, qué habrás puesto!” Les dije que lean el libro y que si les gustaba, entonces era su viva imagen, sino solo es un bosquejo.

¿Y Él a quién se asemeja?

Él es el único personaje que parte completamente desde mi imaginación. Te soy completamente sincera. Además, Julián (Zucchi) no es celoso. Cuando era chica veía cosas, siempre. Me pasaron cosas muy raras como soñar algo y que esto ocurra el día siguiente. O quizás cuando soñé con mi sobrino antes de que mi hermana me diga que estaba embarazada. De chica contaba que me ocurrían cosas y todos me creían loca. Y eso es algo que le pasa a Bea (la protagonista) cuando es niña. Empieza a odiar su don y a convertirse más en una persona introvertida.

Cuando Bea conoce a Él se retrae, se oculta, como si tuviera que esconder algo…

Eso también me pasó a los 15 años. No veía a los chicos con otras intenciones. No me gustaban. Creo que tenía otros intereses: jugar fútbol, salir con mis amigos, trepar árboles. No tanto irme a la vuelta de una torre a besuquearme con un chico. Hasta que conocí a uno a los 15 y quedé anonadada.

Probablemente pocos sepan que vienes de una familia de artistas. Por ejemplo, tu tío es el escritor y educador Jorge Eslava. Has vivido siempre entre libros…

Sí, entre libros, pinturas, música y esculturas. Tengo dos tíos pintores y ceramistas. Jorge (Eslava) es escritor. Tengo un tío músico. César Calvo e hijo son uno pintor y otro escritor.

Entonces la escritura era algo que se veía venir en tu vida...

 Claro. ¿Qué le regala una niña al padre por su día? No sé, un dibujo o va con su mamá a comprarle un regalo. Pero yo le escribía poemarios a mano y se los regalaba por el Día del Padre. Siempre estuve bastante asociada con la escritura pero nunca me senté y dije ‘quiero plasmar las ideas que hay en mi cabeza’. Quizás no tuve el tiempo o mi vida corría muy rápido. Salí del colegio a los 15. Terminé mi carrera de guía de turismo a los 18 y trabajé en eso dos años y medio. Con eso pagué mis estudios de actuación. Actué en un par de cosas y me salió lo de “Combate”. Y pensé que uno debe aprovechar las oportunidades que te da la vida. Además yo soy atleta. Aproveché el momento y gracias a que me rompí el lomo pude comprarme un departamento con mi esposo.

Y “Combate” te hizo conocida…

Eso es otra cosa importante que quería decirte. (“Combate”) me acercó a la gente. Uno cuando está en estos ‘realities’ tiene dos opciones: hacerte conocida o reconocida. Y yo tenía clarísimo que quería lo segundo. Porque si hubiera querido ser conocida, te juro que en una semana me metía con Juan, Pedro y Toño y lo lograba, tal como lo ha hecho el 80% de personas que están en el medio artístico.

Muchos han salido de los ‘realities’ intentando abrirse paso en la conducción o quizás con pequeñas empresas, pero creo que ninguno se ha dedicado a escribir literatura…

Es que es algo que me gusta y está dentro de mi esencia. Respeto mucho a mis compañeros. Algunos se esmeran en ir a Gamarra a ver sus tiendas. Mira a Alejandra Baigorria que antes de ingresar a la TV ya tenía dos tiendas. Pero creo que otros entraron al negocio porque veían solo una fuente fácil de ingresos. Existe un mal en el grupo de nuevos participantes de ‘realities’. Creen que ingresar ahí es (solo) asegurarse un buen sueldo que no lo ganarás en ningún otro lado. Lo malo es que estas personas, en su mayoría, no han trabajado en otras cosas y no saben lo que es levantarse para trabajar, que te paguen 800 soles y te gastes 400 en el pasaje para que solo te quede dinero para almorzar una galleta. Yo he ganado desde 350 soles. He sido mesera, bartender, y por eso conozco a tanta gente. Salí de casa a los 18 y tenía que mantenerme sí o sí. Hoy puedo darme el lujo de hacer lo que me gusta: actuar, escribir y pintar. 

Tags Relacionados:

Yiddá Eslava

FIL Lima

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada