Módulos Temas Día

Más en Columnas

Lizzy Cantú: Preguntas siderales

Valentina Tereshkova abrió el camino de las mujeres al espacio hace 52 años. Pero las nuevas misiones aún afrontan el sexismo

Valentina Tereshkova llegó al espacio hace 52 años. Después de ella, otras 58 mujeres han abandonado este planeta para explorar nuestra galaxia. Tereshkova era obrera textil y paracaidista aficionada cuando envió una carta a su Gobierno ofreciéndose como voluntaria para el programa espacial de la Unión Soviética.

En 1963, el “New York Times” recogía las opiniones del Coronel Gagarin sobre Valentina Tereshkova: una “chica maravillosa” de “belleza femenina y no intrusiva” a la que le costaba comprender la tecnología, el diseño y equipamiento de las naves espaciales, pero que se sobrepuso a las dificultades a fuerza de “terquedad en el trabajo”. Tal vez la primera cosmonauta no era ingeniera, pero era bonita y trabajadora y gracias a ello salió adelante. Eso opinaba uno de sus colegas. En público.

Hace unos días, Rusia anunció que planea enviar seis mujeres en una misión lunar en el 2029. Durante la rueda de prensa donde se dio a conocer el proyecto, las expertas en biofísica, medicina y psicología aparecieron sonrientes para responder las preguntas de los periodistas.

Pero antes -según reportaron algunas agencias de noticias- escucharon cómo un señor Igor Ushakov de cierto instituto moscovita de biomedicina, bromeó sugiriendo que dos amas de casa batallan para compartir la misma cocina. Después, cuando hablaban sobre el simulador espacial al que ingresarían durante una semana, los periodistas quisieron enterarse de asuntos cruciales: cómo harían sin la compañía de hombres y si sobrevivirían sin maquillarse y lavarse el pelo durante tantos días. 

Las científicas no se guardaron ni las sonrisas ni la ironía al ensayar una respuesta. Las preguntas incómodas suelen serlo a causa de la torpeza, la ignorancia, la malicia o la estupidez. Y todos hemos sido culpables en algún momento de ellas cuando estamos frente a una mujer de éxito, talento o ambición: ¿No te gustaría tener un bebé? ¿Cuándo vas a casarte? ¿Quién te corta el pelo? ¿Qué comes para estar tan flaca?

La curiosidad humana es caprichosa y a menudo puede resultar reveladora. Pero quizá ya va siendo hora de dejar de lado esa curiosidad torpe, ignorante y maliciosa porque, como dijo el primer ministro canadiense cuando le preguntaron el porqué de la designación de su gabinete igualitario: porque estamos en el 2015.

 

 

Tags Relacionados:

Valentina Tereshkova

Lizzy Cantú

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada