Belén Tavares

Si hablamos del estado de Pernambuco, los entendidos en fútbol lo asociarán inmediatamente con Juninho Pernambucano, aquel exjugador, hoy director deportivo del Olympique de Lyon, considerado un experto en tiros libres. Pero para el resto de nosotros, Pernambuco es uno de los nueve estados que constituyen la región nordeste del país, también conocida como el Caribe brasileño. ¿La razón? Sus fantásticas playas. Algunas de ellas se encuentran en el municipio de Ipojuca; específicamente, en la localidad de Porto Galinhas (Puerto Gallinas).

ARENA BLANCA Y MAR VERDE-TURQUESA

Porto Galinhas tiene 18 km de costa que se traducen en playas para todos los gustos. La de Muro Alto debe su nombre al arrecife que forma una gran pared 150 m mar adentro. Esto anula las olas; por ende, podrás nadar, chapotear o flotar a tus anchas en sus aguas tibias y cristalinas. Así, resulta perfecta para ir con niños o descansar. Sucede que allí solo serán los cocoteros y tú. En cambio, en la paradisíaca playa Porto Galinhas sí hay movimiento debido a los restaurantes (ofrecen sombrillas y sillas por el consumo) y a los ambulantes. Esta ‘praia’ es famosa -y buscada- por las piscinas naturales creadas por los arrecifes. Se trata de zonas ideales para practicar snorkel o, simplemente, bañarse entre peces. Si bien es posible caminar (siempre con zapatos acuáticos) hacia ellas -están cerca de la orilla, a no más de 80 m- también puedes tomar una jangada: típica balsa de vela hecha de madera. El paseo vale US$7,5 por persona (máximo seis) y dura una hora. Finalmente, Cupe y Maracaípe son las favoritas de los surfistas. Además de las buenas olas del Atlántico, un hermoso paisaje y quioscos de bebidas y alimentos completan la experiencia. Por cierto, el tour denominado Punta a Punta te lleva a las cuatro playas en buggy (tres personas como máximo). El precio (desde US$63) depende de cuánto tardes en cada una.

EXÓTICO ECOSISTEMA

Los manglares de Maracaípe son el punto donde el río homónimo se une con el océano. El hábitat de distintos cangrejos y caballitos de mar. Este atractivo se recorre en jangada (US$7,5) con el fin de admirar la naturaleza y gozar de la calma reinante. Finalizada la excursión, te recomendamos visitar Proyecto Hippocampus (donación: US$4), un centro privado de conservación en el que verás a los hipocampos o caballos marinos y aprenderás sobre ellos. ¿Sabías que tras menos de un mes de gestación los machos expulsan cientos de crías? También avistarás langostas y diversas clases de peces. Todos son rehabilitados y devueltos a su entorno.

Proyecto Hippocampus es un centro dedicado a la conservación de los caballitos de mar. (Foto: Difusión Porto Galinhas)
Proyecto Hippocampus es un centro dedicado a la conservación de los caballitos de mar. (Foto: Difusión Porto Galinhas)

CULTURA, OCIO Y FIESTA

A cinco minutos en auto de Proyecto Hippocampus se ubica el atelier de Gilberto Carcará, quien diseñó la gallina símbolo de la localidad. El reconocido artista se distingue no solo por su obra, sino porque apuesta por la sostenibilidad. “A partir de los 50 años, el árbol del coco cae. Yo utilizo ese tronco para mis trabajos, además de material de demolición, como madera”, explica. Sus gallinas, un lindo recuerdo del lugar, van desde US$7,5. ¿Más souvenirs? En la villa; es decir, el centro de Puerto Galinhas. Una especie de bulevar con diferentes tipos de tiendas, restaurantes, bares y shows callejeros. De día o de noche hay ambiente y comida. A propósito de su tentadora gastronomía, los ingredientes estrellas son pescados, mariscos, yuca, plátano y coco. Finalmente, baila hasta que tu cuerpo lo resista en Brisa Pub o Munganga Beach Club. La diversión en Brasil nunca termina.

La temperatura media anual es 30 ºC. Los meses de lluvia: junio y julio.


GUÍA DEL VIAJERO

¿Cómo llegar?

Debes volar a Recife, capital de Pernambuco. Latam hace una escala y los pasajes cuestan desde US$800. En el aeropuerto, toma un transporte desde US$22 a Porto Galinhas. Tardarás casi una hora.

¿Dónde alojarte?

Los hoteles Vivá y Solar son familiares. El Kembali, en cambio, ha sido diseñado solo para adultos (mayores de 18). ¿Algo más exclusivo? Opta por Nannai Resort & Spa.

Tour operador

Luck Receptivo brinda excursiones y traslados. Web: luckreceptivo.com.br