Redacción EC

¿Qué hacen los países anfitriones de los Juegos Olímpicos con todas las construcciones realizadas especialmente para el evento? Algunos las dejan de lado olvidando su eventual relevancia mientras que otros optan por convertirlas en espacios públicos que todos los residentes pueden aprovechar.

Ese es el caso del en Londres que desde el 2014 es una área verde abierta al público que ofrece la opción de visitar los escenarios donde estuvieron los mejores deportistas durante las Olimpiadas del 2012. Uno de sus más grandes atractivos es la torre ArcelorMittal Orbit que está punto de sufrir una gran transformación.

La enorme escultura hoy funciona como observatorio desde donde se tiene una vista completa del parque olímpico, pero a partir del 2016 será el tobogán más alto y largo del mundo. Los visitantes podrán deslizarse 178 metros durante 40 segundos, comenzando a 76 metros de altura a través de un túnel con paredes transparentes.

El objetivo de esta remodelación es ofrecer a los visitantes la oportunidad de tener una perspectiva distinta de la ArcelorMittal Orbit, la más alta de Gran Bretaña, que sea divertida y única. Se espera que la inauguración sea a mediados del 2016.