Redacción EC

¿Te imaginas recorrer un sitio alejado de la ciudad y, al llegar la noche, avanzar tranquilo por la carretera debido a que esta se retroilumina independientemente? Aunque suene increíble, este proyecto de "pistas brillantes" ya está en marcha.

El ingeniero estadounidense Scott Brusaw viene desarrollando desde el 2012 una iniciativa para cambiar la cara de las carreteras de los Estados Unidos e introducir su nuevo concepto de "calles inteligentes", según informa The Daily Mail.

Esta propuesta consiste en instalar paneles fotovoltaicos en los caminos rurales del país norteamericano en lugar de asfalto y generar así un sistema de energía eléctrica interestatal gracias a las carreteras.

Cada panel tiene su propio microprocesador que se comunica de forma inalámbrica con los que lo rodean y son capaces de soportar hasta 120.000 kilogramos de peso. Esta propuesta también alberga la posibilidad de crear una señalética urbana para los residentes locales y turistas.