Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Disfruta de los astros y la belleza de la noche sin salir de Lima

En Lima, Chorrillos y Marcahuasi son los lugares perfectos para observar los astros. Comparte esta guía necesaria con tus amigos.

Kenyi Coba

Desde los comienzos de la humanidad, el hombre estuvo seducido por la astronomía. En muchas culturas, el Sol era considerado como el dios supremo; mientras que la Luna, estaba asociada a la fertilidad, la belleza y otros menesteres relativos al amor.

Cómo olvidar aquella leyenda del siglo XVIII, donde una bella doncella peruana le pidió al virrey Amat que le bajara la Luna en demostración de su amor. Una historia que contaremos más adelante, pero que demuestra que siempre quisimos estar cerca de los astros para deleitarnos con su belleza.

Pese a que tenemos un cielo gris o mal llamado ‘color panza de burro’ debido a la nubosidad, en Lima podemos apreciar las estrellas, la Luna, algunos satélites y hasta los más mínimos detalles del Sol.

“Con telescopios especiales podemos apreciar las tormentas solares y todos los movimientos del Sol. Es un espectáculo maravilloso que le gusta a todos y lo podemos hacer aquí en Lima”, cuenta Teodoro Vallesteros, encargado del Planetario de Lima.

Desde hace 56 años, peruanos y extranjeros llegan a este espacio ubicado en Chorrillos, que está lleno de misterio y conocimiento. El objetivo siempre es el mismo: observar y aprender sobre el Sol, las estrellas, la Luna, entre otros cuerpos celestes.

Planetario de Lima

(Foto: Facebook Planetario de Lima)

(Foto: Facebook Planetario de Lima)

“Lastimosamente en el Perú no hay mucha afición por la astronomía, pero los pocos visitantes que tenemos se quedan maravillados con todo lo que pueden ver más allá de la atmósfera y eso nos satisface”, cuenta Vallesteros.

Esta isla espacial instalada en la cima del Morro Solar tiene dos niveles. En el primero se aprecian cuadros afines a la astronáutica y astronomía, así como diversos instrumentos utilizados en esta ciencia donde tienen una verdadera joya para mostrar: el telescopio de Ricardo Palma, que empleó para deleitarse con la belleza de la Luna.

También, en esta zona del planetario se puede observar los aerolitos que cayeron a la Tierra, restos óseos del cretácico inferior hallados en la zona, entre otras cosas que deslumbran.

En el segundo piso están instalados los telescopios y diversos implementos para acercarse al espacio sideral. Vallesteros detalla, sin embargo, que hace 15 años atrás la situación era distinta, pues a simple vista se podían apreciar los astros.

“Hace 15 años atrás se podían ver los astros levantando la mirada, incluso los satélites de Júpiter se dejaban ver. Pero hoy es más complicado debido a la cantidad de smog que hay en el ambiente. La contaminación creó una capa que tapa la atmósfera. Eso es terrible”, cuenta Vallesteros con cierta resignación.

Pero si hay suerte, se puede ver cómo las estrellas salpican de luz la oscura noche y junto a la Luna, lo que convierte el momento en una delicia para los ojos.

El cielo estrellado de Marcahuasi
Un lugar perfecto para ver sin ningún problema y sin telescopios los cuerpos celestes, es Marcahuasi. Un místico lugar ubicado en la sierra de Lima y a más de 4,000 m.s.n.m., donde el cielo nocturno lleno de estrellas será tu debilidad. Incluso, se puede ver el paso de una estrella fugaz, y con ello pedir un deseo.

Marcahusi

Para llegar a Marcahuasi es necesario caminar dos horas. (Foto: PromPerú)

Para llegar a Marcahuasi es necesario caminar dos horas. (Foto: PromPerú)

Para llegar a Marcahuasi, se tiene que llegar al Km. 38 de la Carretera Central, después ingresar por el desvío hacia Santa Eulalia y tomar la ruta que lleva a San Pedro de Casta.

Ahí empieza la aventura en Marcahuasi, pues se tendrá que caminar por dos horas (aproximadamente) para arribar a la meseta, para luego armar la carpa y disfrutar de la naturaleza.

Una recomendación: lleve ropa de abrigo y una carpa ‘cuatro estaciones’ para dormir, debido a que el frío nocturno es terrible.

Si desea algo más tranquilo sin mucho esfuerzo físico, solo tiene que dirigirse a Chosica o Chaclacayo y entregarse a la magia de la naturaleza viva. En estos puntos capitalinos, puede hospedarse en algún club campestre para salir de la rutina pero sobre todo, disfrutar de una noche estrellada.

Marcahuasi

La vista desde Marcahuasi es impresionante. (Foto: PromPerú)

La vista desde Marcahuasi es impresionante. (Foto: PromPerú)

La Luna y la Perricholi
Como habíamos contado líneas arriba, existió la leyenda que durante la época del Virreynato del Perú el virrey don Manuel Amat y Junyent se enamoró perdidamente de Micaela Villegas, una guapa actriz de teatro conocida como la ‘Perricholi’, pero ella no estaba interesada en el español.

El virrey hizo lo imposible para conquistar el corazón de la hermosa huanuqueña. Le mandaba costosos regalos, realizó construcciones en su honor y todo lo inimaginable que puede hacer un hombre enamorado, pero ella no cedía ante el cortejo.

No quiso darse por vencido y cuando fue a declararse ante la ‘Perricholi’, ella le contestó: “Solo seré tuya cuando me pongas la Luna a mis pies”. 

Un pedido que el hombre enamorado tomó como broma, pero puso a prueba su imaginación, mandando a construir una laguna en el distrito del Rímac y que hoy conocemos como el Paseo de Aguas.

La laguna quedó lista y en una noche de luna llena, llevó a la doncella hasta la orilla y le dijo: “Ahí tienes la Luna a tus pies”. Micaela quedó sorprendida por lo que veía y desde aquel momento, comenzó una de las historias de amor más recordadas del Perú.

En 1992, ATV realizó la miniserie La Perricholi donde contaba las aventuras de estos dos personajes y recrearon esta mítica escena que fue de gran gusto popular.

notitle

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada