Redacción EC

Escribe María Elena Carbajal

Después de un largo recorrido desde el estrecho de Magallanes, en el Polo Sur, las ballenas jorobadas preparan su ingreso al litoral norteño, y durante los meses de julio y octubre convertirán la costa norte peruana en una gran fiesta de saltos y acrobacias. 

EN BUSCA DE LAS BALLENAS

A las 7:30 a.m. los primeros turistas llegan hasta el muelle de la localidad de Los Órganos en Talara, Piura, para iniciar el recorrido con Pacífico Adventures. Esta empresa de ecoturismo es la primera en realizar el tour de avistamiento de ballenas y este año se prepara para iniciar una nueva temporada. 

La yubarta o también conocida como ballena jorobada llega a medir entre 15 y 17 metros y pesa cerca de 40 toneladas. Estos enormes mamíferos viajan todos los años desde la Antártida para reproducirse o aparearse en aguas cálidas ecuatoriales y sorprenden a propios y extraños con sus habilidades y su inteligencia. Basta saber que tienen dialectos diferentes, dependiendo del lugar en donde viven para asombrarse. Así, pues, las del Pacífico Nor Este y las del Pacífico Sur Este emiten sonidos distintos y estas, a su vez, se diferencian de las del Atlántico en cuanto a su dialecto. Además, son cosmopolitas, ya que viven en casi todos los océanos del mundo y son maravillosamente encantadoras cuando saltan frente a un público que no deja de sonreír en la embarcación durante el tour. Las primeras en aparecer en la zona son las madres con sus ballenatos. Ellas tienen el tiempo en contra y deben arribar a aguas cálidas para alimentar y criar a sus pequeños. La naturaleza es sabia. 

El recorrido para hacer avistamiento con Pacífico Adventures dura aproximadamente 3 horas y media y tiene un costo de S/.120 por persona y S/.100 para niños de entre 5 y 10 años. Para menores de 5 años el tour no es recomendable. La idea es sencilla: ir en busca de las jorobadas sin alterar su rutina; verlas de cerca pasando desapercibidos y escucharlas cantar, gracias a los nuevos hidrófonos que la empresa ha adquirido para dicho propósito. 

MOTIVOS PARA PROTEGER

Al estar en medio del mar, manteniendo la calma, esperando que uno de estos enormes ejemplares salten al lado de la embarcación, dese un momento para entender la inmensidad del océano y la necesidad de preservarlo y continuar con proyectos que garanticen su conservación. Uno de los méritos que tiene Pacífico Adventures es que ha creado el único archivo de fotoidentificación de ballenas jorobadas del Perú y hasta la fecha han logrado identificar a 332 ejemplares de los cuales 23 se han vuelto a ver; quiere decir que con estas herramientas es posible distinguir a una de las ballenas que se vieron durante la temporada pasada a lo largo de su ruta migratoria. Los turistas tienen la oportunidad de formar parte del proyecto compartiendo las fotografías que saquen de los ejemplares y así lograr que el banco de imágenes y por ende, el proceso de investigación se intensifique y se logre la protección de esta actividad. 

OTRAS ESPECIES

Al salir en el recorrido, es posible cruzarse con  otros interesantes animales. Sucede con el delfín común de hocico largo, una especie residente del norte del país que juguetea amigablemente al lado de las embarcaciones; lobos marinos, que descansan cual emperadores oceánicos en las estructuras de las plataformas petroleras; aves como el piquero patas azules y tortugas verdes marinas de la especie ‘Chelonia mydas’, las curiosas inquilinas de la zona de El Ñuro, a diez minutos en auto desde Los Órganos. La empresa de Ecoturismo Iguanas Trips organiza tours para nadar con ellas e incluye guías, snorkel y traje para el frío por S/.90. El reglamento es claro: las tortugas no deben ser tocadas ni alimentadas. De las siete clases de tortugas marinas que existen en el planeta, todas se encuentran en amenaza de extinción, según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo que es necesario respetar las normas para preservar su vida. 

El mar norteño es una fiesta y en esta temporada la celebración se incrementa. Si se quiere seguir disfrutando de ella, es necesario respetar el ecosistema que visitamos y esto incluye al de todas las especies que habitan en él.