Redacción EC

Se inauguró en setiembre pasado, luego de tres meses de restauración arquitectónica. El nuevo funciona en la Casa de Divorciadas, una casona de estilo republicano que data de finales de 1800. Esta se encuentra en el jirón Carabaya 641 y, antiguamente, se trató de una residencia para mujeres abandonadas. Ellas vivían allí con sus hijos y les brindaban comida, educación y servicios de salud. Desde su apertura como escenario artístico, ha recibido a más de 20.000 visitantes.

-Lo que se viene-

La recreación de una habitación común de la Lima de hace 200 años es lo primero que verás al ingresar. Lo que sigue resulta igual de cautivador. En el centro de la casa se exhibe una bella escultura de mármol que representa a una mujer con dos niños. Se trata de la réplica de la “La Caritá”, del italiano Lorenzo Bartolini.

Por otro lado, la elegante sala de actos será utilizada para debates, presentaciones de libros y recitales de poesía. A partir de marzo, el centro cultural abrirá talleres de fotografía y artes plásticas para niños. El dinero recaudado se destinará a sus programas sociales. Informes al 427-6522.

Por último, cabe resaltar las exposiciones. Actualmente puedes visitar la primera muestra póstuma de . En abril habrá una de Martín Chambi. Además, se está trabajando en una exhibición sobre Chabuca Granda, la cual combinará fotografías, manuscritos, guiones y grabaciones inéditas.

Muestra temporal

“Non Omnis Moriar” reúne las pinturas y bocetos del artista peruano José Tola, así como los grabados de su colección personal. Visita la exhibición de martes a domingo de 10 a.m. a 7 p.m. hasta el 23 de febrero. El ingreso es libre.