El caserío de Bajo Chancarizo está a 30 minutos en auto desde la Plaza de Armas. (Foto: Renzo Salazar)
El caserío de Bajo Chancarizo está a 30 minutos en auto desde la Plaza de Armas. (Foto: Renzo Salazar)
Rosario Castro Pacheco

Son tres las razones principales por las que este distrito de la provincia de cautiva a los viajeros: su clima cálido, la abundante vegetación que rodea la zona urbana y su gastronomía, descrita como una fusión de recetas amazónicas y europeas. ¿Te preguntas cómo sacarle el jugo a este destino de la región ? La respuesta, en estas líneas.

La asociación Tanzgruppe representa las danzas típicas del Tirol en las festividades locales. (Foto: Renzo Salazar)
La asociación Tanzgruppe representa las danzas típicas del Tirol en las festividades locales. (Foto: Renzo Salazar)

Un viaje interoceánico

Ubicada en la plaza cívica, la réplica a gran escala del velero Norton es el símbolo de . Se trata de la embarcación en la que llegaron al puerto del Callao los primeros migrantes austro-alemanes, en julio de 1857. Tras permanecer en cuarentena por medidas sanitarias, fueron llevados a Huacho, donde emprendieron un viaje a pie de dos años hasta tierras pozucinas. Así, en 1859, las colonizaron. Para ahondar en el proceso de asentamiento y adaptación a su nuevo hogar, a casi dos cuadras de la plaza se halla el museo Schafferer. Esta casa de dos pisos se diseñó acorde a la arquitectura europea del siglo XIX: suelos de madera y techos a dos aguas. Allí se exhiben documentos oficiales y fotografías que explican la travesía de los primeros pobladores, además de utensilios de cocina, cerámicas, prendas de vestir y mobiliario de madera que trajeron con ellos y empezaron a fabricar una vez instalados en Pasco.

La entrada al museo Schafferer cuesta S/3; el servicio de guía, S/5. (Foto: Renzo Salazar)
La entrada al museo Schafferer cuesta S/3; el servicio de guía, S/5. (Foto: Renzo Salazar)

La selva central y tú

Nada mejor que el y la observación de aves, como el loro de cabeza azul, el gorrión de ceja amarilla y el cuco ardilla, para conectarte con los bosques y paisajes. Por eso, visita el Área de Conservación Municipal Delfín Chumalle, localizada a casi 20 minutos en auto del centro de Pozuzo. Luego de caminar por una ruta bien señalizada que conduce a un mirador, contemplarás al gallito de las rocas, el ave nacional. Después, relaja los músculos en el balneario de Agua Salada, situado en el caserío de Bajo Chancarizo. A sus pozas se les atribuyen propiedades curativas. Y es que según los lugareños, un baño en esas cristalinas aguas turquesas llenas de sal y azufre combate el estrés y la depresión. Si deseas, organiza un pícnic en la zona. Recomendamos llevar frutas, sánguches o frutos secos para merendar. Otro atractivo que amerita tu atención es el puente colgante Emperador Guillermo I, inaugurado en 1877. Esta donación del emperador Guillermo I de Alemania (1871-1888) se halla a cinco minutos en carro de la plaza cívica, cruza el río Huancabamba y fue construido con piedras, cal y cables de acero.

Entre 6 a.m. y 3:30 p.m. podrás avistar al gallito de las rocas. (Foto: Renzo Salazar)
Entre 6 a.m. y 3:30 p.m. podrás avistar al gallito de las rocas. (Foto: Renzo Salazar)
Las pozas del balneario Agua Salada contienen sal y azufre. (Foto: Renzo Salazar)
Las pozas del balneario Agua Salada contienen sal y azufre. (Foto: Renzo Salazar)

Cocina exquisita

Los insumos más utilizados en su culinaria son la carne vacuna, los lácteos y las frutas (quito quito o naranjillo, sandía, piña). Ahora bien, sugerencias para un almuerzo sin igual en el restaurante El Típico Pozucino. Sus platillos combinan preparaciones de nuestra Amazonía con las de la gastronomía austro-alemana, transmitida de generación en generación desde el siglo XIX. Ordena las carbanadel, albóndigas de carne servidas con salchichas locales, plátano frito y kartoffelsalat o ensalada de papas. Si te gusta el caldo de gallina, pide la sopa knödel, que lleva bolitas de arroz. ¿Y de postre? Escoge entre los buñuelos rellenos de plátano, canela y maní; el kaskuchen (pastel de queso); o el bananenbrot (pan de plátano). Finalmente, calma la sed con el clásico refresco de quito quito o, mejor aun, con la cerveza artesanal pozucina de Dörcher. En el resto bar Cervecería Artesanal Dörcher Bier te ofrecerán sus tres presentaciones: pilsener, coca y radler (con limonada).

El dato: en el Festival Ganadero del 6 de octubre habrá rodeo, destreza forestal y degustación de carne de res.

Un postre pozucino es el strudel (pastelillo de hojaldre) de plátano. (Foto: Renzo Salazar)
Un postre pozucino es el strudel (pastelillo de hojaldre) de plátano. (Foto: Renzo Salazar)
A diario, se producen 250 litros de cerveza Dörcher. (Foto: Renzo Salazar)
A diario, se producen 250 litros de cerveza Dörcher. (Foto: Renzo Salazar)

Guía del viajero:

¿Cómo llegar?

Vía terrestre a la provincia de Oxapampa en Cruz del Sur o Movil Bus desde S/57. En la Plaza de Armas encontrarás agencias turísticas que brindan el servicio de movilidad hacia Pozuzo desde S/20. Tardarás dos horas.

¿Dónde alojarte?

Reserva una habitación en el Albergue Frau María Egg. Informes: 9979-33516. Otra opción es el hospedaje Haus Koher. ¿La noche? S/121. Ambos incluyen desayuno.

¿Dónde comer?

Restaurante El Típico Pozucino en la avenida Los Colonos 571.

Resto Bar Cervecería Artesanal Dörcher Bier, ubicado en la avenida Reverendo Padre José Egg 151.

Restaurante El Mango de la calle Pacificación 110.