Redacción EC

“Los dos últimos años de mi vida he estado yendo hacia el Sudeste Asiático con bastante frecuencia debido a que mi novio vivía allá.

La verdad, jamás me imaginé que en esa parte del mundo encontraría los lugares mas maravillosos que he visto en mi vida. Para mi viajar es una necesidad, lo hago cada vez que puedo y si tengo la oportunidad de que sea a los lugares más lejanos, aún mejor. Es así como he llegado a lugares del Asia como Vietnam, Camboya, Tailandia, Indonesia, Singapur, Japón, Rusia. Por África en Marruecos, Tanzania, Sudáfrica, Kenya, Islas Mauricio, etc. Pero sin duda, el lugar que más me ha impresionado ha sido las ruinas de Angkor Wat en Siem Reap, Camboya.

Mucha gente conoce estos templos porque fue ahí donde se grabó una de las películas de Tomb Raider con Angelina Jolie. Es un lugar muy difícil de describir con palabras, realmente hay que vivirlo, sentirlo, olerlo y tocarlo. Decir que quedas con la boca abierta al llegar y verlo por primera vez no es una exageración. Una construcción apoteósica del siglo 12 que se impone en el corazón de una jungla y te hace sentir absolutamente diminuto. Descubrir este mundo es una aventura total, así que si estas buscando relax, no es lo ideal. Angkor Wat es una experiencia de caminatas, calor extremo y vistas inigualables lo cual lo hace realmente inolvidable. La comida Khmer (camboyana) es deliciosa y hay que aventurarse a probar de todo. Siem Reap es una ciudad que vive netamente del turismo por los que la oferta de hoteles es infinita. Yo me quede en el Angkor Village Resort & Spa y regresaría mil veces más.

Si bien es un poco caro y sumamente lejos para nosotros llegar hasta allá, una vez que llegas al Sudeste Asiático es muy sencillo y económico viajar entre los diferentes países. La cantidad de hoteles y actividades para el turismo es tal, que los precios son sumamente competitivos así que los turistas salimos ganando. Es un viaje inolvidable pasear por ese lado del mundo por lo cual lo recomiendo a ojos cerrados”.

TAGS RELACIONADOS