Mariana Costa conversó con el presidente Barack Obama y el fundador de Facebook, Mark Zuckeberg, durante la Cumbre Global de Emprendedores 2016 en Estados Unidos. El presidente incluso afirmó que su emprendimiento social era "maravilloso", A partir de ahí todos queremos conocer el trabajo de esta peruana que impresionó a dos de las personas más ocupadas, mediáticas e importantes del momento. 
 
Nosotras nos interesamos en Laboratoria, el emprendimiento social de Mariana Costa, hace más de un año cuando fue portada de una de nuestras ediciones de marzo. En esta pueden conocer a detalle de qué se trata la escuela de programadoras de Mariana Costa.
 
En esta nota les ofrecemos cuatro lecciones para emprender que podemos aprender de Mariana Costa y su laboratorio de chicas programadoras.
 
1) No te detengas ante lo que no sabes. Mariana Costa no es programadora pero eso no la detuvo. Hoy es cofundadora y directora de una escuela de programación cuyo modelo otros países quieren replicar. Mariana Costa estudió Relaciones Internacionales y tiene una maestría en Administración y Desarrollo. Su esposo, un ingeniero de sistemas ecuatoriano, fue su complemento perfecto para empezar este emprendimiento social. Pensar cosas como "pero yo no domino ese tema" o "yo no sé nada de eso" es inútil. Mejor es aprender y encontrar el equipo adecuado que te brinde todas las capacidades que tu proyecto necesita.  
 
2) No te dejes guíar sólo por las tendencias. En Silicon Valley más del 80% de los graduados de Ciencias de la Computación son hombres. Ese es el inicio de las preocupantes cifras que denuncian la ausencia de mujeres en la industria tecnológica. En el Perú la situación es similar: menos del 10% de los estudiantes de carreras tecnológicas son mujeres. Si Mariana Costa se hubiese regido por esas cifras quizás no fundaba Laboratoria. Sin embargo, donde muchos verían el fin de una idea, ella vio una oportunidad. Este año el Banco Interamericano de Desarrollo decidió financiar con 900 mil dólares el trabajo de Laboratoria para que expandan su metodología en países como México y Chile.
 
 
3) No subestimes el compromiso de los demás: Laboratoria brinda clases gratuitas de programación a jovencitas que por falta de dinero no han podido acceder a ninguna educación superior de calidad. Esas clases son intensivas (8 horas al día, 5 días a la semana). Muchos pensarían que estas jóvenes que tienen que trabajar para ayudar a mantener su familia no podrían cumplir con esos horarios, conseguir una laptop o entender el lenguaje de la programación. Sí pueden. Solo en dos años de funcionamiento, Laboratoria ha formado cerca de 300 programadoras a nivel regional, alrededor del 70% de sus egresadas ya han conseguido un empleo en el sector digital y han triplicado sus ingresos.
 
4) Reconoce tus fortalezas y las de los demás: Aunque ante el éxito de Laboratoria, todos presten atención a Mariana Costa, ella no se cansa de repetir que no es mejor que ninguna de las estudiantes de su escuela. Ella sólo fue una chica con oportunidades y por eso ahora eso es lo que quiere poner al alcance de más mujeres. Darles el conocimiento necesario para que puedan emprender. Entender la importancia de la responsabilidad y el esfuerzo es vital para promover la cultura autodidacta.
 

Laboratoria es una empresa social. Una escuela de programación que brinda clases intensivas gratuitas a jóvenes de bajos recursos. (Foto: Comercio//Viú).