(Foto: Netflix)
(Foto: Netflix)
Luciana Villegas

Si estás en tus veintes (o treintas), has tenido un gran amor y estás construyendo el futuro de tus sueños- o por lo menos intentándolo- entonces cabe la posibilidad que esta te guste. Se llama ‘Fuimos canciones’ y es la nueva ‘Valeria’ de , pues también se trata de una adaptación de la obra de la escritora española, Elísabet Benavent.

MIRA TAMBIÉN:

Seamos claros: aquí no vamos a toparnos con una obra del mismísimo Quentin Tarantino ni tampoco con una gran historia de amor a la altura de ‘El Diario de Noah’ pero, como decía líneas arriba, sí con una comedia romántica que, además de sacarte unas buenas risas, puede ser que te haga sentir identificada.

La historia se centra en Maca (María Valverde), quien tiene 29 años, trabaja como asistente para una influencer de moda madrileña y está intentando superar a su último amor. Aunque claro, esto último se complica cuando Leo (Álex González) - el hombre en cuestión - regresa a la ciudad y se encuentran, conversan, pelean y coquetean un poco (un poquito nomás). Ahora, Maca deberá enfrentarse una vez más al hombre que le hizo trizas el corazón y la dejó sin fe en el amor (ni en el género masculino, por supuesto). ¿Cómo se mira a los ojos a la persona que una vez te hizo daño? He ahí el meollo del asunto.

Para tremenda misión, Maca tiene a su lado a sus dos mejores amigas: Adriana y Jimena. Por supuesto, ellas también tienen sus dramas. Adriana (Susana Abaitua), está casada con Julián (Roger Berruezo), pero realmente quiere dejarlo hace mucho y no sabe cómo. Por otro lado, Jimena (Elisabet Casanovas), está lidiando con la pérdida de un gran amor que, aún, no sabe cómo dejar atrás (por decir lo menos). Este trío inseparable aporta la cuota de amistad, risas y mucho empoderamiento femenino que convierte a ‘Fuimos canciones’ en un chick flick’ por excelencia.

MIRA TAMBIÉN:

En fin, de vuelta al amor.

Durante todo el film, este pasado romántico parece acechar la vida de Maca una y otra vez, sin darle la oportunidad a nuestra protagonista de centrarse en lo verdaderamente importante: ella misma. Cuando Maca está al frente de Leo parece olvidarse de todo y recordar el pasado que compartieron juntos. La protagonista lucha a diario con las ideas de la Maca del pasado, aquella que vivía por y para Leo, y la del presente: una que ha aprendido a ponerse primero y amarse como se debe. Y ahí es justamente donde recae el brillo del film: en la búsqueda del amor propio.

Cuando Maca debe tomar un decisión que cambiará el rumbo de su vida- y de su relación con Leo- se apoya en lo aprendido en los últimos años y decide pensando solo en ella. Un giro de empoderamiento femenino que convierte a esta película en algo más que una comedia romántica. Más allá del final de esta pareja, la película pretende mostrar el viaje personal de Maca quien, como todo personaje femenino escrito por Benavent, se mantiene fuerte ante las adversidades y crece a partir de ellas. Es una reflexión sobre la importancia de encontrarse y amarse uno mismo para luego poder amar al otro.

Y aunque algunos usuarios en las redes sociales- amantes de la obra literaria de Benavent- se han mostrado insatisfechos con la adaptación, pues deja muchos detalles importantes fuera, lo cierto es que del film uno se va con la sensación de haber pasado un buen rato, con diálogos ligeros y tramas fáciles de digerir pero con un mensaje final poderoso para quién esté pasando por un momento de transformación: cambiar está bien y ponerse primero, también.

TE PUEDE INTERESAR