Nora Suzuki se mantiene al frente de la Orquesta de la Luz, que este año celebró sus 36 aniversario. (Foto cedida por Nora Suzuki)
Nora Suzuki se mantiene al frente de la Orquesta de la Luz, que este año celebró sus 36 aniversario. (Foto cedida por Nora Suzuki)
Manuel Contreras

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Era 1993 cuando Nora Suzuki y su Orquesta de la Luz pisó por primera vez suelo peruano, su explosiva “Salsa caliente del Japón” no paraba de sonar en las radios y la expectativa por bailar al ritmo de la japonesa más latina que el mundo haya visto era comprensible: ver a una veintena de nipones tocando con gran talento y sabor la no era cosa de todos los días. Pero no solo eso, antes de llegar a nuestro país su sonido ya los había llevado por Nueva York, Miami, Puerto Rico, Colombia, Costa Rica, Venezuela y varios países de Europa. La Orquesta de la Luz era todo un fenómeno.

SALSA CALIENTE DEL JAPÓN

Su historia comienza en la primera mitad de los 80. Nora Suzuki, que por entonces cantaba soul y R&B en Japón, viajó a Nueva York y conoció el ritmo que la marcaría de por vida. “Fui a Nueva York cuando tenía 21 años y escuché salsa en vivo. Me enamoré de la música y comencé a estudiar español porque quería cantar salsa”, recuerda la cantante.

Cautivada por la cadencia afrocaribeña e influenciada por figuras como Tito Puente y , conocería en Japón al percusionista Gen Ogimi con quien fundaría la Orquesta de la Luz en 1984. “Ogimi, un bongocero con pasado salsero, animó a Nora Suzuki y a otros amigos a formar una agrupación. Como muchos de ellos eran músicos (de jazz y rock), empezaron escribir la música y la letra, tal como la escuchaban en los casetes”, cuenta Antonio Álvarez Ferrando, coordinador audiovisual de El Comercio y fundador de .

“La primera canción que aprendí fue “Cucala” de Celia Cruz”, cuenta Suzuki. Así empezaron tocando en discotecas japonesas, ejecutando canciones de sus héroes salseros y perfeccionando su estilo musical y vocal, nadie podía sospechar que realmente poco o nada sabían de español.

Hacia finales de los 80, el productor musical Ralph Mercado descubre a los japoneses y los invita a tocar en clubes de Nueva York. “Vio la disciplina oriental y el sabor latino y visibilizó el éxito. La mezcla era perfecta”, comenta Álvarez.

Pero fue en 1990 cuando el nombre de la orquesta alcanzó su mayor popularidad, ese año lanzan su primera y poderosa producción “Salsa caliente del Japón” con arreglos del “Rey Midas de la salsa”, (sí, el mismo que hoy produce a Yahaira Plasencia), y el éxito fue arrollador. En noviembre de ese año, alcanzaron el número uno de los Billboard en Estados Unidos y no se movieron de esa posición por 11 semanas consecutivas.

“El disco traspasó fronteras y llevó en 1991 a la Orquesta de la Luz a la decimosexta edición del Festival de la Salsa de Nueva York, celebrado en el Madison Square Garden. Esa noche, los japoneses que empezaron transcribiendo casetes, dieron la talla y se midieron en la tarima con sus ídolos, entre ellos El Gran Combo de Puerto Rico, Tito Puente, Oscar De León, Richie Ray y Bobby Cruz y El Grupo Niche”, cuenta Álvarez.

LA ORQUESTA DE LA LUZ EN PERÚ

Su éxito en el circuito salsero hacía evidente su llegada a nuestro país y así fue en 1993. “La Orquesta de la Luz se presentó en el Estadio Nacional, en el local Salonazo, y también en Trujillo, donde la acogida fue poca porque no tuvo la promoción debida”, señala Angelina Medina, investigadora, coleccionista y directora del blog y de la radio online .

Sobre su visita al Perú, Nora Suzuki señala que se sintió muy “alegre de que tanta gente nos acogiera. Sentí que a los peruanos les encanta la salsa”.

A su paso por nuestras tierras le siguieron interminables giras por Estados Unidos y en el año 1995 fueron nominados al Grammy. Sin embargo, dos años más tarde la Orquesta de la Luz anunciaría su separación.

“Estuvimos muy ocupados recorriendo el mundo desde nuestro debut en 1990 y varios queríamos hacer actividades musicales personales, por eso rompimos”, explica Nora Suzuki sobre la disolución de la orquesta en 1997.

EL REGRESO DE LA LUZ

La cantante continuó su carrera como solista y grabó algunos discos en los que incluyó además boleros demostrando así su amplio registro, hasta que en el año 2002 decidieron ponerle fin a la pausa y volvieron a escena con algunos nuevos integrantes, pero con la misma esencia.

Por su parte, Nora siguió con sus presentaciones en solitario como parte de Salsa Giants, una iniciativa de Sergio George que reunió a salseros como Oscar D`Leon, Tito Nieves, Andy Montañez, Luis Enrique, entre otros, y con los que la cantante regresó a nuestro país en 2013 para un concierto en el estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Con la Orquesta de la Luz, luego de 10 años sin grabar, lanzó en 2019 el álbum “Gracias Salseros” del cual Medina destaca “el instrumental “Azúcar Mambo”, “Celia Cruz Tribute Medley” y la canción que abre y da título a esta producción “Gracias Salseros””.

Pero no es lo único, desde el 2017 Nora Suzuki también está al frente de Las Oceanas, una agrupación integrada únicamente por mujeres y en la que mezclan funk, soul y ritmos latinos. Con ellas lleva dos álbumes grabados.

EL SELLO DE NORA

El estilo de Nora Suzuki, su energía y alegría en el escenario fueron sin duda uno de los principales componentes del éxito de la Orquesta de la Luz. Fiel a su estilo, cuando Celia Cruz la vio en concierto le dijo “tú eres mi sucesora en la salsa”, palabras que todavía recuerda con emoción, “estaba feliz a morir”, comenta la salsera.

“Nora es una líder natural. Es súper expresiva y posee una mezcla particular, tiene una voz dulce, melodiosa, inconfundible y a la vez una gran energía como cantante e intérprete. Es avasalladora y con un gran desenvolvimiento y soltura en el escenario”, comenta Medina.

Esa simpatía es la que le ha permitido mantener una conexión importante con el público latino que la sigue a través de redes sociales. Prueba de ello es el video de un ensayo de la Orquesta de la Luz que ni bien salió publicado en marzo del 2019 pasó el millón de reproducciones y que hoy cuenta con más del doble de vistas.

En su tierra la llaman la “diva latina de Japón” y por este lado del mundo la reclamamos como nuestra. En más de una ocasión le han consultado por sus raíces tratando de darle una explicación a su vertiginoso swing, pero la verdad es que no registra antecedentes por esta parte del globo. Lo único que se le ocurre decir ante la pregunta es que quizá en alguna vida pasada fue latina. Y es que como bien dice su canción, no importa de donde sea, ella tiene ritmo y corazón.

SALUDOS DE NORA SUZUKI

Nora Suzuki de la Orquesta de la Luz
Aclaración: Este artículo fue publicado originalmente el 3 de abril del 2020.

EL DATO

Pese a los cambios en la industria musical por la pandemia de COVID-19, la Orquesta de la Luz se ha mantenido activa en redes sociales, ofreciendo shows online y compartiendo videos de ensayos, como este de la última semana de octubre:

TE PUEDE INTERESAR