Tener un trabajo en el exterior, aunque sea temporalmente, es una experiencia a la que cada vez más personas pueden acceder. Algunos jóvenes, por ejemplo, postulan a programas como Work and Travel que les permiten conocer el mundo mientras se hacen más responsables y mejorar sus habilidades laborales.

Del mismo modo, cientos de personas optan por buscar un trabajo en el extranjero ya sea por la falta de oportunidades en sus países de origen, porque quieren tener un acercamiento al mercado global para ampliar su conocimiento o van en busca de un reto nuevo en sus vidas.

¿Cuáles son los beneficios de un trabajo en un lugar que no es el tuyo? Estos son algunos.

1. Aprendes sobre una nueva cultura

No importa si te vas a un país cercano o al otro lado del mundo, siempre habrá una nueva cultura a la que tendrás que adaptarte. Las tradiciones, las costumbres, las celebraciones y hasta el idioma podrán ser distintos, pero es gracias a esos cambios que aprenderás a ser más comprensiva y te enriquecerás de la experiencia.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

2. Mejoras tus habilidades para trabajar en equipo

Cabe la posibilidad de que el método de trabajo en el país al cual llegas sea diferente. Entrar a una nueva oficina implica comenzar de cero, hacer nuevos amigos, seguir un horario diferente, etc. y deberás saber cómo lidiar con eso y con las personas que forman parte de tu equipo de trabajo.

3. Abres tu mente a nuevas cosas

Estar rodeada de gente nueva en un entorno que no es el tuyo te ayudará a ver la vida con otros ojos. Sabrás lo que es verdaderamente importante y estarás más motivada a intentar algo nuevo. Es salir de esa burbuja en la que vivías y descubrir que hay todo un mundo por descubrir.

4. Enriqueces tu CV

Tu experiencia de trabajo en el exterior es un punto a considerar por un empleador, pues demuestra que estás abierta a nuevos retos y que tienes la capacidad de adaptarte con éxito a cualquier situación que se te presente.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

5. Te haces más responsable

Trabajar lejos de tu familia implica que estarás sola y deberás hacerte cargo de tus cosas. Tendrás que cocinar, limpiar, lavar tu ropa, pagar el alquiler, hacer las compras de la semana, entre otros. Enfrentar todas esas responsabilidades te hará valorar más las comodidades de casa y ser más agradecida con las personas que te tienden una mano.

6. Agrandas tu red de contactos

Causar una buena impresión en tu jefe y compañeros en el extranjero, podría convertirse en una puerta para seguir ampliando tu círculo de amigos o tu red de contactos laborales. Tal vez te recomienden para un puesto nuevo, pues ya saben que eres capaz de dar lo mejor al trabajar.

7. Siempre hay algo nuevo por conocer

No todo es trabajo en la vida y hay que saber divertirse. Vivir sola en un país lejano te da la posibilidad de conocer nuevos lugares dentro de la ciudad, viajar, probar platillos diferentes, aprender otros idiomas y más. Siempre encontrarás algo por hacer.

 

TAGS RELACIONADOS