Módulos Temas Día

Más en Actitud Viù

Verónica Linares: "En los tacones de Sheyla"

Sheyla Rojas no cometió un delito de falsedad porque no mintió al Estado, ni faltó a una norma administrativa

Verónica Linares: En los tacones de Sheyla

Verónica Linares: En los tacones de Sheyla

Sheyla Rojas no es mi amiga, pero cuando nos encontramos en alguna grabación del canal o en la sala de maquillaje conversamos, reímos y nos tomamos selfies. Sobre todo le pregunto por su hijo. Tal vez soy una tonta sentimental, pero saber que su bebe nació casi el mismo día que el mío, en la misma clínica, que nos atendió el mismo doctor y que sufrimos el posparto una al costado de la otra –aunque separadas por una pared- me hace sentir algún tipo de conexión con ella y Antonito. 

Nunca se lo he dicho, pero cada vez que la veo protagonizar algún escándalo, tengo ganas de conseguirme su teléfono lanzarle un par de ‘ajos’, zarandearla y decirle qué es lo que tiene que hacer o decir como si fuera su mamá o su hermana mayor. Tengo una extraña sensación de querer proteger al niño y con mayor razón al enterarme de sus problemas médicos. 

El hijo de Sheyla Rojas no tiene un problema físico que superará con terapia. Antonito tiene el síndrome de Artrogriposis o de Gordon, una condición que afecta a uno de cada tres mil niños nacidos y ataca todas las articulaciones del cuerpo. Por eso tiene problemas para movilizarse y lamentablemente no tiene cura. Imagino que por eso, Antonito no puede acceder a un seguro privado en nuestro país por tener un mal genético. 

En este contexto, el hijo de  Sheyla está protegido por el Estado. Según el Decreto Legislativo 1164, promulgado por el Gobierno de Ollanta Humala todos los niños de 0 a 5 años sin seguro médico tienen acceso directo al SIS. Pero ni ella, ni su mamá, ni el papá del niño lo saben. Sin embargo lo que debería preocuparnos es que tampoco lo supiera la asistenta social del Instituto de Rehabilitación, ni la encargada del centro médico de Salaverry que la inscribió a ella en el SIS para beneficiar a su niño. 

Casi desde su nacimiento Antonito ha sido intervenido quirúrgicamente en EE.UU., recibe terapia todos los días en la Clínica Hogar San Juan de Dios y tiene un terapista las 24 horas del día. Todo pagado por sus papás. Pero en agosto, tal vez buscando alguna esperanza, Sheyla siguió un consejo y acudió al Instituto Nacional de Rehabilitación en Chorrillos. 

La asistenta social le dijo que para tratar a su niño era obligatorio que perteneciera al SIS. Como existen varios tipos de seguro integral: el gratuito, el emprendedor, el microempresario y el independiente, parece que la funcionaria confundió este último y creyó que Sheyla debía inscribirse bajo el concepto de “afiliación para menores dependientes” desconociendo así la ley del gobierno pasado.

Sheyla –ignorante de las consecuencias que eso acarrearía- siguió las instrucciones y acudió al centro de salud más cercano a su casa llevando un recibo de servicios. Llegó a la posta en Miraflores con sus jeans apretados, sus extensiones rubias, pestañas postizas y su sonrisa carismática. Era imposible que pasara  desapercibida, hubiera sido absurdo que quisiera hacerse pasar por otra persona de menos recursos económicos o por una homónina. Dejó un recibo del departamento que alquila que desde luego está a nombre del propietario y nunca se enteró si la habían aceptado o no.

Su hijo viajó otra vez a EE.UU. y ella se olvidó del tema hasta que estalló la noticia.
Sheyla Rojas no cometió ningún delito de falsedad porque no mintió al Estado, ni faltó a una norma administrativa, porque siguió las indicaciones que le dieron. Ella preguntó, presentó sus papeles y debió recibir un NO de respuesta y punto. 

Pero es más fácil darle duro a la guerrera, a la de los programas polémicos, a la de los ampays, a la que responde barrabasadas cuando le hacen preguntas de historia o geografía. 

Durante varias semanas estamos hablando del caos que es el SIS, pero cuando se trata de Sheyla Rojas ella es la viva que se aprovechó del Sistema Integral de Salud.  

 

Tags Relacionados:

Verónica Linares

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada