Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Yvonne Frayssinet: "Defiendo que la mujer tenga los mismos derechos y deberes al igual que el hombre"

Sobre el feminismo, la belleza y la importancia de ser mujeres independientes. Para la actriz, las mejores cosas se logran en libertad y siempre con una sonrisa.

Yvonne Frayssinet cumple con todas las condiciones para ser considerada una de las primeras actrices del país. Empezó a actuar a los 22 años, se ha puesto en la piel de más de 80 personajes y lleva en su carrera más de 50 obras de teatro, 26 novelas y series, y siete películas.

Y es que desde los inicios de su trayectoria hasta la fecha, la actriz ha ofrecido intensas interpretaciones en películas como “Tinta Roja” y “Mariposa Negra”, en novelas y series como “Al fondo hay sitio”, “Carmín”, “Torbellino” o “Travesuras del corazón”, y obras de teatro como “Clase Maestra” y “El matrimonio perjudica seriamente la salud”, entre muchas otras.

Es una actriz que se ha ganado una reputación de autenticidad, irradiando calma y sentido del humor. “Nunca me desespero. No exploto. Algunas veces he estado en situaciones en las que he querido gritar, pero no. Me contengo de contestar feísimo. Me domino”. Siempre elegante. Siempre equilibrada. Siempre distinguida.

Transmites control y docilidad, pero a la vez tienes un carácter fuerte. ¿De dónde proviene esa dualidad?
El carácter fuerte para mí no es el mal genio. Puedes lograr muchas cosas con la mejor sonrisa y la mejor voluntad. ¿Quién tiene más carácter, alguien que grita o el que sabe controlarse?

Ese control, ¿lo tomas como algo positivo?
Muy positivo. Me parece un logro. Hace un tiempo que me digo: sí, puedo controlar las situaciones. Pero también soy muy llorona. Me afecta todo.

Esa sensibilidad te ayuda en la actuación.
Es parte de la personalidad de un artista. De la condición del actor. Siempre estoy mirando los detalles. Aunque también soy despistada.

¿Qué otra característica te define?
No me meto ni peleo con nadie. Pongo mi distancia cuando hay gente que quiere pelear. Creo que no puedes ser íntimamente amiga de todos, sobre todo en el trabajo. Luego, si te cae mejor alguno, ya puedes hacer amistades

Separas la amistad del trabajo.
Sí. Hay gente con la que tengo una amistad profunda, lindísima. Y otros que son mis compañeros y a quienes aprecio.

¿Te ha sido difícil mantener un perfil reservado en un ambiente público?
No provoco a nadie y no piso el palito.

Entraste al teatro muy joven, a los 22 años. ¿Es complicado encontrar dónde encajar y ser buena en lo que haces?
He tenido suerte. Hay quienes pasan su vida y no saben por dónde ir. No son personas del todo felices. La felicidad, para mí, ha sido encontrar un trabajo donde tengo un lugar. El teatro es mi vida. No se puede intelectualizar demasiado el porqué te gusta algo, las cosas son muy simples: si, por ejemplo, naciste pintando bonito, es tu talento, desarróllalo. Algunas personas se pierden porque no son capaces de seguir sus talentos, pero quienes hacen lo que les gusta son las más felices.

Estudiaste en un colegio de monjas, ¿tuviste una infancia muy restrictiva?
Creo que los niños deben expresarse sin restricciones, sin decirles a cada rato “eso sí, eso no”, a menos que estén rompiendo la casa. Yo me reía y me pegaban. Era una niña modosita, no era para que me traten mal. Las monjas eran muy nerviosas y si te distraías te caía un golpe en la cabeza. Le decía a mi mamá, ¡me han pegado! y ella me respondía “qué te van a pegar, si son bien buenas”.

¿En tu casa también fueron restrictivos?
No. Me dejaban ser. Pero sí había que cumplir con ciertos horarios y estar en la casa a una hora si no, nos hacían un escándalo. Pero no eran restrictivos, ni tenían ideas fijas. Con mis hermanos éramos chicos felices que jugábamos con los amigos en la calle y trepábamos árboles. En esa época no existían los peligros de ahora.

No eran restrictivos, pero ¿por ser mujer te limitaban en ciertas cosas?
En mi época, la mujer era un adorno. Era la que estaba siempre detrás del hombre y tenía que hacer lo que él quería: “no te cortes el pelo, no uses falda, no veas a tus amigas”. Por supuesto, yo no tenía enamorado, no iba a soportar que me pusieran normas. Hacía lo que me parecía.

¿Por qué crees que las mujeres son tratadas así?
Es una tradición que viene desde muchos siglos atrás y es muy difícil romper con esas ideas y evolucionar. Muchas mujeres nos hemos liberado de eso, somos independientes. Conocemos cómo son los hombres y en su mayoría son machistas. Sienten que las mujeres los tratan de superar y, en ese momento, se sienten amenazados. La mujer ha crecido tanto que, para ellos, no es normal.

¿Qué es la belleza?
La belleza es un paquete completo de inteligencia, delicadeza, buen gusto, modales, bondad y simpatía. De otra manera puedes ser solo una muchacha bonita que no abre la boca para nada. Hay muchas chicas que creen que con ser solo bonitas es suficiente. No se pulen. Debemos aprender, estudiar siempre para llenar los vacíos con conocimiento.

¿Eso te convierte en una mujer poderosa?
Tal vez sí lo sea. Soy una líder. Soy capaz de convencerte de lo que quiera. Además, sé que tengo una presencia importante.

¿Te consideras una mujer feminista?
Soy feminista. Defiendo que la mujer tenga los mismos derechos y deberes al igual que el hombre. Creo en la libertad, en vivir sin amenazas y en sentirte protegida por ti misma. Admiro a las mujeres que salen adelante solas, y si tienen hijos hacen todo por ellos.

¿Siempre pensaste así o tus ideas sobre el machismo han evolucionado?
No creas que al toque supe lo que era. Siempre estoy pensando en por qué el hombre se pone tan violento contra una mujer y creo que es porque siente que le están robando su espacio. Ellos hacen lo que les da la gana. Antes, ni si quiera había pleito porque la mujer aceptaba. Ahora que la mujer no acepta, la matan. Antes nos quedábamos calladas. Consideraban que era nuestra obligación hacer lo que ellos quieren.

Cuando empezabas a salir con chicos, ¿pensabas en esto?
Nunca fui sumisa. Por amor, quizá engríes. Pero nunca una obligación. Cuántas veces me han dicho de joven: ¿para qué estudias si eres bonita?. No estudies porque a los hombres no les gustan las mujeres que lo hacen. ¿Por qué tienen que meterse en mi vida? Y si sé más que ellos, pues que se pongan a la misma altura. Las mujeres deben pensar mucho al momento de estar con un hombre, deben seguir su intuición. Algunos hombres, cuando ven a una mujer creciendo, piensan en cómo bajarla, cómo aplastarla. Las mujeres tenemos que lucharla siempre.

¿Te sentiste preparada cuando te casaste por primera vez?
Me casé a los 28, pero visto desde ahora era como si tuviera 14. Era muy inmadura. La madurez, a veces, llega cuando eres joven, pero otras más tarde. A mí me llegó tarde. Luego, él quiso ir a Europa y yo no tuve problema con que se fuera. Otra mujer hubiera matado sus sueños, pero yo no. Después, conocí a Marcelo.

Y se han casado luego de 28 años.
No me veo sin él, ni él sin mí. Tenemos diferencias pero siempre nos reímos. Cuando hemos tenido problemas los hemos asumido; él me ha enseñado a aceptarlos sin tanto estrés. Creo que la clave es el amor, la tolerancia y el deseo de salir adelante juntos.

Tags Relacionados:

actriz

entrevista

Yvonne Frayssinet

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada