Redacción EC

Uno de los problemas más comunes durante la temporada de invierno es la sequedad ocular, que suele ocurrir por los vientos fríos, la calefacción y la contaminación. Para minimizar los síntomas es bueno mantenerse hidratado y aumentar el consumo de omega-3, recomienda la doctora Pilar Frisancho, quien lidera el Centro Óptico +Vision Care.

Otro mal propio de las bajas temperaturas es el enrojecimiento ocular, producto de ojo seco y alergias estacionales. Por el contrario, otras personas pueden experimentar exceso de lagrimeo y ojos llorosos, también debido al frío.

Conoce cómo cuidar tus ojos en cada uno de estos casos, gracias a los consejos de la doctora Frisancho. Recorre la galería y entérate de más.

TAGS RELACIONADOS