Valeria Eguche y Maracuyea, el primer helado artesanal en Lima que viene en la misma cáscara de la fruta.
Valeria Eguche y Maracuyea, el primer helado artesanal en Lima que viene en la misma cáscara de la fruta.
Miguel Villegas

Hay sonrisas de cumpleaños, de campeonatos y de verano. Valeria Eguche estudió comunicación audiovisual en la PUCP, hace fotografía, video, tiene un site () documentado con su trabajo de Directora de Narrativas Transmedia. Pero la verdad, lo primero que uno ve cuando recibe un chat de whastapp desde su móvil personal, es el rostro de Valeria, su sonrisa panorámica; una muchacha que cree en su trabajo como una posibilidad de alegría. O lo que algunos llaman trabajo.

De hecho, su sonrisa es la de alguien que está en pleno verano y acaba de servirse un helado de maracuyá libre de azúcares refinadas y conservantes, en un inusual envase natural que encima no contamina y ayuda a la agricultura local. Digamos, como si alguien abriera un maracuyá, quitara la fruta, la convirtiera en helado de la forma más natural posible y luego la devolviera a la misma cáscara. Cero plástico, conciencia ambiental, mejor empresa.

Valeria Eguche es la joven detrás de Maracuyea -@ouyea_m en IG-, el primer helado en Lima que no necesita bolsita, no contamina y obliga a pensar por qué consumimos lo que consumimos, sin pensar.

***

La breve sinopsis de Maracuyea, el emprendimiento que Valeria Eguche empezó hace 3 años, dice: “Es un helado estilo sorbete (totalmente vegetal) libre de azúcares refinadas, deliciosa experiencia, saludable y sostenible que busca abrir mercado a la agricultura local. Empacada en la cáscara de la fruta, papel, cartón y cucharita de madera”. Escena 1: pasa el heladero por la esquina de la casa y sale la tropa a elegir un helado: bolsas plásticas para los chupetes y las copas. Escena 2: caen 32 grados de calor a la sombra y en la playa, más que un restaurante saludable, solo falta un helado de hielo y fresa. Sentado en una breve banquita de lona, las gotas se derriten y ensucian. Escena 3. Ver en las letritas chiquitas que eso que dice “fruta” tiene el % más bajo de todos los ingredientes, entre saborizantes, preservantes y un largo etc.

-Como artista puedo ser muy romántica, pero también debo ser emprendedora, dice ella.

Nadie se come un helado pensando en el ecosistema, pero por qué en ese lujo no empezamos a hacerlo.

***

Valeria Eguche es, según sus propias palabras, “emprendedora cultural y directora transmedia”. Pero es más: viviendo en Surquillo con su abuela, acaso una de sus mayores inspiraciones, supo que tenía cáncer y que debía tratarse. Mientras me cuenta, la voz no se entrecorta ni se ahoga, y más bien tiene la sólida vitalidad de los edificios. Quienes hemos recibido esa breve visita alguna vez en la casa, sabemos que no es una enfermedad. Es un imán. De abrazos, de amor, de fuerza, de energía, de proyectos nuevos. Se lo digo. Y como si fuera un resorte, un disparador de paz, recupera de su memoria la prehistoria de su emprendimiento.

¿Cómo empezó Maracuyea?

Es un viaje que empezó el 2016, con una bióloga amiga que trabaja temas de agricultura. Yo tenía una productora, allí era Directora Creativa y veía los temas de marketing, y venía con mucha experiencia sobre construcción de campañas para marcas y proyectos de investigación. Pero mi herramienta de trabajo es la sostenibilidad. Encontrar puentes entre las personas, acercarnos. Pensaba en los agricultores, en su estabilidad económica, en los circuitos en los que están trabajando. Maracuyea no solo es un helado artesanal, saludable para el propio cuerpo, busca también contarle a las personas que somos un país que tiene pobreza extrema, y que está está básicamente en la agricultura. El boom de la gastronomía no sería posible sin esos agricultores que han hecho la historia del Perú desde todos los tiempos.

¿Por qué esta fruta?

Hemos investigado en otras frutas pero el maracuyá es la que hemos elegido para empezar.

¿Que seas artista plástica te ha ayudado a tener otra perspectiva de país?

Viviendo en Surquillo con mi abuela, mientras superaba en cáncer y me enfrentaba a los mismos problemas que otros artistas y creadores, sigo teniendo aspiraciones que deseo cumplir. Se que gestionar cosas desde el capitalismo es complicado, no va a ser perfecto pero por lo menos es diferente y real. Con este proyecto Maracuyea, me han escrito personas de varios países, como Colombia, Puerto Rico y Chile. Me emociona muchísimo que el Perú se tome como referente de innovación desde su gastronomía, nuestro mestizaje, convertido en alimento para todas las personas.

***

De todas las formas posibles de comer un helado esta tarde de verano -o cualquier tarde-, he elegido Maracuyea por la sencilla razón de que me pareció delicioso. Solo que ahora que conocí a Valeria, me haré su groupie.


SÍGUELOS EN:

FB olamaracuyea

IG @ouyea_m


DÓNDE Y CÓMO PEDIRLOS:

FB olamaracuyea

También encuentras la fruta de la pasión 7R en Mellizos Cafe - Tienda Saludable (Calle San Martín 417, Miraflores) y Sprout House (límite de Magdalena y San Miguel)