Cuando algún ser querido regresa del doctor con un diagnóstico de diabetes, se encienden todas nuestras alarmas. De pronto, queremos que siga al pie de la letra las indicaciones del médico:  tomar siempre sus pastillas y, sobre todo, no probar dulce nunca más. 

Puede que las indicaciones del doctor no hayan sido así de radicales, pero nuestras ganas de proteger al paciente nos hacen reaccionar de esa forma. Sin embargo, no debemos olvidar que la diabetes exige un cambio de estilo de vida.  Algo que no sucede de la noche a la mañana.

Nuestra reacción más útil es apoyar con firmeza, pero sobre todo con amor a nuestro familiar. Entender que abandonar ciertos hábitos alimenticios será un proceso nada sencillo, por lo que debemos evitar juzgarlo como si se tratase de un niño caprichoso, que no quiere dejar de comer chocolates.

 Aquí compartimos algunas propuestas de snacks saludables y ricos para seguir disfrutando de la vida. No olvidar: todas las recomendaciones deben ser porciones pequeñas y no repetir en el día.

 

TAGS RELACIONADOS