Módulos Temas Día

Liliana Trujillo revela sus secretos para ser feliz

A la actriz le gusta ver siempre el lado positivo de cada paso que da. Más allá de los reconocimientos, lo importante en su carrera ha sido el respaldo de su familia y sus ganas de seguir aprendiendo.

Por Norka Peralta

Detrás del talento y el profesionalismo de la reconocida actriz, está el apoyo incondicional de su familia. Desde niña tuvo el respaldo de sus padres y hoy cuenta con la complicidad de su esposo, con quien lleva 26 años de relación. Aunque este año ha tenido protagónicos destacados en la televisión y el cine, que incluso le valieron premios internacionales, para ella esos roles tienen el mismo valor que cualquiera de los personajes que ha interpretado en más de dos décadas de carrera. A cada personaje le entrega lo mejor de sí misma, porque representan la oportunidad de aprender algo nuevo, y esa es una lección que transmite a Paula, su hija de 11 años, quien sigue talleres de actuación y anhela imitar sus pasos.

¿Qué te llevó a elegir una carrera artística?
La verdad es que no era una estudiante convencional. Soy distraída, por lo que me la pasaba enfocada en mis pensamientos, no copiaba las clases y no me enteraba cuando había exámenes, pero sucedía todo lo contrario cuando iba al cine, al teatro o tomaba cursos de arte. Mi mamá, que es química farmacéutica y docente, me llevaba al Museo de Arte de Lima, a los cines clubes y al teatro de la Asociación de Artistas Aficionados. Así nació mi interés por la actuación y, cuando decidí que estudiaría esta carrera, mis padres no se opusieron. Ahora que lo pienso, nunca les pregunté por qué me dejaron seguir esta profesión, en una época en la que los padres se preocupaban porque si sus hijos podrían mantenerse si tenían una carrera como actores.

¿De todos los personajes que has interpretado, alguno tiene un significado especial para ti?
Todos han sido un reto porque, desde el momento de la creación y la construcción, aprendo algo, reafirmo ciertos aspectos o descubro nuevos temas. Por mi trabajo en la cinta nacional “Rosa Chumbe”, mi hija me ha preguntado: “¿por qué después de 23 años recién tienes un protagónico, mamá?” Y le explico que lo importante es dar lo mejor de uno en cada cosa que hagamos, incluso en las más pequeñas, porque algo aprenderás. Además no se puede estar pensando que te van a dar un premio o reconocimiento por cada cosa que hagas. No deberías esperar a que otros aprueben tu trabajo para sentirte satisfecho contigo misma. Sería una tortura.

¿Qué aspectos son más importantes para ti en la formación de tu hija?
La alentamos a leer más y al análisis cuando se trata de sus tareas, porque no solo se trata de cumplir con los deberes sino de que aprenda algo que le quede para siempre. Otro aspecto que nos interesa es su formación como ser humano, que sea consciente del otro, que sea empática y considerada. A los chicos se les pide ser exitosos, tener excelentes notas e ingresar a la universidad pronto, pero no nos estamos preocupando por tener buenos seres humanos y los resultados los vemos en las calles, en la reacción violenta de las personas ante un simple malentendido.

¿Cómo crees que se forma a una buena persona?
Pienso en mi madre que más allá de los sermones, lo que hizo conmigo desde chica fue acercarme al arte y a otras realidades. Yo estudiaba en un colegio privado, pero todos los días, después de almorzar, tenía que ir a verla hasta el colegio estatal del Callao, donde ella enseñaba. No era necesario que me dijera que yo tenía más oportunidades que otros chicos, porque lo veía a diario gracias a ella. Estas cosas me hicieron una persona más sensible y consciente del otro.

Llevas una relación de 26 años con tu esposo, ¿cuál ha sido su mayor fortaleza para mantenerse juntos?
Creo que el secreto para una relación de pareja está en la confianza y la admiración mutua, caminar juntos, apoyarnos y tener un norte común. Mi esposo también es actor, pero hace 11 años decidió dejar los escenarios para darle más estabilidad económica a la familia, porque no es fácil ser artista, y me cedió la oportunidad de seguir dedicándome a la actuación. Él sabe que no puedo vivir si no actúo.

¿Tienes algún proyecto soñado como actriz?
Quisiera hacer un unipersonal de “Antígona” del escritor Jean Anouilh (Francia). Sería un enorme reto, porque es un texto complicado. Uno solo debe sostener toda la obra y entender el camino emocional del personaje. Me gustaría que me dirija Gustavo, mi esposo, porque me conoce y confío en él y en su criterio artístico.

¿Cómo mantienes el equilibrio en tu vida cuando tienes varios trabajos a la vez?
Te sonará raro, pero no sufro de estrés laboral, porque me gusta lo que hago. Obviamente, como todo el mundo, me canso, pero no me angustio. Hace unos años, mientras estaba esperando para grabar una telenovela y andaba algo fastidiada, un amigo me dijo que debía agradecer por estar ahí, porque muchas personas no tenían ese privilegio. Desde entonces creo que en lugar de quejarnos del trabajo, debemos verlo como una oportunidad que no todos tienen. Ver las cosas de manera positiva te ayudará a manejar mejor las emociones y a tener una vida más feliz y saludable.

Tags Relacionados:

entrevista

Liliana Trujillo

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada