Redacción EC

Luego de posponer la fecha de su matrimonio debido a la pandemia por coronavirus, la ‘royal’ ha logrado casarse con el hombre de negocios Edoardo Mapelli Mozzi, en una secreta que se llevó a cabo este fin de semana en la Capilla Real de Todos los Santos en el Royal Lodge de Windsor.

MIRA: Diana de Gales, diez looks casuales que nos inspiran hasta hoy

Aunque son pocas las postales de este especial día, no hay duda que el look de la princesa de York fue configurando cuidando hasta el detalle más mínimo en las tradiciones. Para empezar, Beatriz brilló con un inesperado vestido de novia: un diseño vintage que pertenecía a su abuela, la reina Isabel II.

Este vestido, fue diseñado por Norman Hartnell, y su debut se dio durante un viaje de Estado de 1961. Luego, la reina Isabel lo luciría en la apertura del Parlamento en 1966, momento de gran relevancia en la historia política de Reino Unido.

MIRA: Diana de Gales, el día en que rompió el protocolo real para hacer feliz a sus hijos

Seda, tafetán y organza son algunas de las exquisitas telas que se emplearon para la fabricación de este vestido, de tono blanco roto, que ha sido adaptado luego de más de 50 años para la boda de la princesa.

El corpiño, ha sido una de las partes que se ha conservado intacta, con numerosos brillantes engarzados; mientras que se le ha sumado un toque más moderno y romántico con un par de mangas farol de organza. Además, Beatriz de York ha llevado un velo tradicional en color blanco, y un bouquet de flores en tonos rosa.

Otro de los detalles más trascendentes en el look de boda de Beatriz de York ha sido la tiara que ha lucido. A comparación de las ‘royals’ Kate y Meghan, que llevaron tiaras de princesa para el día de su matrimonio, Beatriz ha tenido el beneficio y soporte de su abuela para lucir un tiara de reina exclusiva del joyero real, pieza a la que pocos tienen acceso.

VIDEO RECOMENDADO

La reina Isabel II participa en su primera videollamada a los 94 años

TE PUEDE INTERESAR