Redacción EC

El desfile de Marc Jacobs suponía el cierre con broche de oro de la Semana de la de Nueva York. Y sí que lo fue. Pero no precisamente por la colorida -y extravagante- propuesta del diseñador estadounidense, sino más bien por el excelente desempeño de una de sus modelos: .

Días antes del desfile, Marc Jacobs compartía en sus redes sociales un video de ensayo previo con las hermanas Hadid, develando el look que llevaría la mayor de ellas: un minivestido turquesa con sombrero ladeado del mismo color, medias over the knee en hilo plateado y skyblue, y un par de mules con tacón en color blanco. 

Sin embargo, llegado el día del desfile, y durante la primera pasada de la modelo, el calzado sufrió un desperfecto. El tacón de uno de los mules se partió en dos y Hadid difícilmente podía caminar sobre ellos. 

Tras bambalinas, el equipo artístico de la puesta escena empezó a configurar una solución, siendo la más factible dejar descalza a Gigi. La modelo asumió el reto y salió sin medias y tacones a pasarela, continuando su 'catwalk' de manera profesional y con mucha actitud. De hecho, ella misma a calificado el momento como una "caminata de ensueño", reflexionando en que "a veces una falla de vestuario puede crear momentos mágicos". 

Cabe resaltar que la colección de Jacobs fue toda una fiesta, con 61 looks creados a partir de cada personaje que interpretaban las modelos. Los aires, fueron bohemios y hippies, repletos del 'flower power' que caracterizó la década de los sesenta.

El escenario, no pudo ser mejor lugar que el histórico edificio de Park Avenue Armony en Nueva York, y la canción elegida para el caminar de la puesta en escena fue nada más y nada menos que "Dream A Little Dream Of Me", un clásico interpretado por Ella Fitzgerald.

TAGS RELACIONADOS