Redacción EC

Por Ximena Arrieta

Desde pequeñas, los juegos de mesa han sido parte importante de nuestras vidas. Hasta ahora los recordamos con cariño y nostalgia esa época donde pasar el tiempo divirtiéndonos rodeadas de juguetes era sinónimo de felicidad plena.

La diseñadora intenta plasmar esa esencia lúdica que todas tenemos dentro en su nueva colección de invierno llamada La Vida es un Juego. Jessica combina la onda retro que la caracteriza con detalles geométricos y coloridos tanto en sus prendas de vestir como en sus zapatos y accesorios.

“Esta colección tiene tres fuentes de inspiración: la tendencia Bauhaus con formas simples y colores fuertes, la joyería de los años 20 con elementos lúdicos y los juegos de mesa clásicos como los rompecabezas y el dominó”, cuenta la diseñadora.

A diferencia de Amor Imposible, su colección de verano llena de colores pasteles y elementos románticos, Jessica decide saltar hacia el lado opuesto e incluir tonos intensos como el negro, blanco, rojo, turquesa y amarillo y jugar con líneas más marcadas.

Como en sus colecciones anteriores, la calidad es lo más importante. Es por eso que trabaja sus zapatos y carteras con cuero que combina con gamuza y otro tipo de cuero con texturas y labrados. Los vestidos, enterizos y chompas están elaboradas con lana de alpaca con algodón así como seda y gasa.

Lo más importante para Jessica es que sus creaciones logren conectarse con las clientas que llegan a su tienda. “Creo que eso se da porque es algo diferente. Desde que empecé a hacer zapatos hace 10 años quería hacer cosas que no se habían visto en Lima. Entonces las clientas ven eso en el zapato porque el estilo es muy marcado y lo reconocen, lo cual es mi meta”.

Para conocer más de esta nueva colección puedes visitar el showroom de la marca en Miguel Dasso 126, dpto. 213 en San Isidro o seguirla en y .