Lorena Salmón: "¿Perfecta para el prom?"
Lorena Salmón: "¿Perfecta para el prom?"
Redacción EC

«Quiero que esta noche sea perfecta», decía Bella Thorne, la nueva actriz de moda de Disney, interpretando a una adolescente en la recientemente estrenada «Alexander y un día terrible, horrible, malo... ¡muy malo!». Con ‘esta noche’ se refería a su fiesta de prom. Y por ‘perfecta’ se refería a que no solo esperaba que su novio la recogiera en auto, solos y sin chaperones. También deseaba que el vestido, el maquillaje, el peinado y la compañía fueran impecables, ya que por la noche la convertirían en la reina de la fiesta. Gracias a Dios que esa costumbre americana, de votar por los reyes de la fiesta, nunca pegó por estos lados.

La altísima expectativa que se pone en el evento es un guion que no ha cambiado mucho desde Grease, y lo hemos visto cientos de veces gracias a la industria del cine en películas como «Volver al futuro», «Flashdance », «Footlose». En resumen, las fiestas de prom se las llevan.

Que sean eventos únicos no significa que debamos perder por ellos la cabeza. Particularmente, me escriben madres e hijas preguntando dónde compra una vestidos para la noche de promoción cuando no hay tanto presupuesto.

Aclaro que mi fiesta de promoción fue en 1998, es decir, hace casi 17 años y que en ese entonces, perro, gato y pericote se mandaba a hacer su vestido en la costurera de la esquina o del barrio. Así que hice un sondeo rápido vía web preguntando a conocidos y desconocidos sobre las tendencias de prom. Las respuestas me llevaron por todos lados. Aquí comparto mis conclusiones:

1. El cielo es el límite y ahora las adolescentes de Lima piden exclusividad absoluta. Para ello hay dos caminos: o se mandan a hacer el vestido con diseñadora o costurera -los presupuestos varían- para que nadie, nadie más, lleve una tenida parecida a la suya o se lo compran en alguna de esas tiendas que tienen modelos originales y creativos.

2. Si se opta por la primera alternativa, deben de saber que los diseñadores que dominan el mercado de los vestidos de prom incluyen a Yahel Waismann, Cristina Rodrigo, Ítala Testino, Ximena Pérez y Claudia Chahud. Yahel Waismann me dice que las chicas que van a buscarla son chicas completamente seguras de lo que quieren, exigentes, piden cosas finas, más sexys y de alta calidad. Les importa mucho el diseño.

Para las que eligen buscar un vestido distinto, tiendas como Sirana, RSVP, LBD, Balkánica son opciones buenas así como Blue7. Un dato para quienes prefieren un vestido menos costoso es Galerías Rey en Gamarra. Algunas lectoras del blog aseguran que un vestido mandado a hacer allí, con tus propias referencias e indicaciones, no sube de 300 soles.

3. ¿Qué está de moda? La tendencia son vestidos largos, los colores pasteles, con cierta predilección por la gama de celestes, muchos detalle, y sobre todo, espaldas calatas. Un dato curioso: me cuentan que lo último en tendencias de prom es llegar en vestido largo y a mitad de la noche cambiarse con uno corto. Una especie de novia adelantada a su tiempo, o una miniversión de estrella pop en pleno concierto. Si las ganas, la creatividad (buscar dos vestidos únicos para la misma ocasión) y el presupuesto dan, puede ser una alternativa para pasar de un look más elegante y formal a uno que permita tonear.

Pero sería bueno que a los padres les quedara claro que la prom no es la última fiesta de la vida de sus hijos. Todos queremos dar lo mejor a los hijos, pero cuidado con confundir la generosidad con la estupidez. Es una prom, insisto. Nadie, salvo los asistentes a la prom de Carrie, van a morir si todo esa noche no sale perfecto. La vida es así.

Puedes leer la columna de Lorena Salmón y más notas interesantes todos tus domingos con