Redacción EC

De estructura voluminosa, mangas abullonadas y color estridente. Así ha sido el vestido que Sarah Jessica Parker ha modelado en su llegada a la gala del Ballet de Nueva York el último fin de semana. Firmado por Zac Posen, esta tenida no ha hecho más que recordarnos aquel momento en que SJP interpretó a Carrie Bradshaw en el día de su -accidentada- boda en la primera entrega de la película Sexo en la Ciudad.

Aunque esta vez no hubo un tocado de plumas turquesas ni un ramo de flores nupcial, el look de Sarah Jessica fue potenciado por un detalle que, sin duda, Carrie Bradshaw también hubiese llevado. La actriz se atrevió y combinó un par de stillettos de su propia marca, llevando uno de color magenta en el pie derecho y uno de color dorado en el izquierdo.

Su elección para el peinado fue algo muy pulcro, con un moño alto que reunió toda su melena y unos pendientes de tamaño discreto que dejaron como protagonistas al vestido y su imponente escote.

En la galería que acompaña el inicio de esta nota, descubre las imperdibles postales del último look de Sarah Jessica Parker en Nueva York.