Redacción EC

El desfile de la diseñadora Dana Donofree sorprendió en la Semana de la Moda de Nueva York: muchas de las modelos habrían sufrido de una mastectomía.

Las modelos lucieron orgullosas sus cicatrices con la idea de recolectar fondos para la organización Cancerland y concientizar sobre el alcance del cáncer de mama.

Las mujeres que subieron a la pasarela habían sufrido una metástasis o una etapa avanzada de la enfermedad.

"Me siento sexy, bella y orgullosa", le dijo a la BBC Paige Moore, una joven de 24 años que formó parte del desfile.

Moore sufrió una doble mastectomía.