Todos están hablando de la flibanserina  La píldora conocida como el “viagra femenino” fue aprobada recientemente por la y estará disponible en las farmacias de Estados Unidos, a partir de octubre bajo el nombre de Addyi.

Al igual que el viagra para los hombres, esta pastilla rosada busca estimular el deseo sexual de la mujer pero de manera distinta. ¿La razón? En los hombres, la disfunción sexual está más relacionada con el tema biológico (falta de erección), mientras que en las mujeres responde a hormonas e interacciones químicas del cerebro.

¿Cómo funciona?

La flibanserina debe tomarse antes de dormir, a diferencia del viagra que se ingiere minutos antes del acto sexual. Lo que hace es modificar tres sustancias químicas del cerebro: aumenta la dopamina y la norepinefrina, mientras reduce la serotonina para tratar la anafrodisia o inhibición del deseo sexual.

Se recomienda que este medicamento lo consuman mujeres en buen estado de salud, que estén en la etapa de la premenopausia y siempre bajo receta médica.

Un largo camino recorrido

Si bien hoy las mujeres ya tienen una solución para su falta de libido, llegar hasta aquí no fue fácil. La flibanserina fue rechazada en el 2010 y 2013 por la FDA aduciendo que no existían ventajas comprobadas sobre su eficacia.

En consecuencia, las pacientes debían tratar su problema con terapia de estrógeno y testosterona o psicólogos, sin el resultado esperado.

¿Tiene efectos colaterales?

Si se toma según la indicación médica, la flibanserina es segura. Sin embargo, la combinación de esta píldora con alcohol puede producir una baja en la presión arterial y desmayos. Lo mismo ocurre si se consume junto a otros medicamentos como las pastillas para tratar infecciones vaginales.

Otras contraindicaciones detalladas por la FDA son somnolencia, náuseas, fatiga y sequedad de boca.