Por Rosario Zavaleta

Médico veterinario CMVP 6919

Llega Chato a consulta en brazos de su propietario. Bastaba observar el semblante abatido de la mascota de apenas mes y medio de edad, y la culpa en el rostro del propietario, para sospechar que algo no iba bien.  

Luego de los saludos correspondientes y la anotación de los datos generales, el

dueño del perrito rompió el silencio diciéndome "Lo bañé hace dos días con agua fría, no lo sequé... es que hizo sol". A esta confesión, le siguió una sonrisa nerviosa y yo, sabiendo cuál sería la respuesta -por el estado de la mascota -, pregunté "Cuando lo bañaste, ¿ya estaba mal verdad? O por lo menos ¿algo decaído?". El dueño de Chato se limitó a afirmar en silencio con la cabeza.

Aunque suene crudo, irresponsable, incómodo, entre otros calificativos que surjan ante una situación comprometedora, decir la verdad durante una consulta es en esencia lo que los médicos veterinarios necesitamos oír. Eso es lo único que nos importa. En este caso, el propietario del cachorro fue honesto, pero muchos no lo son.

Es cierto que actualmente existen muchas maneras de informarse sobre aquello que la mascota necesita, sobre lo que debe o no debe comer, pero a pesar de eso muchas personas que tienen animales domésticos en casa cometen algunas imprudencias que terminan poniendo en riesgo la salud de sus animales. Estas acciones, positivas o negativas, son pieza clave en el diagnóstico de una enfermedad y es indispensable que se comuniquen sin miedo a ser juzgado. 

Ya que la mascota no puede decirnos qué es lo que pasó realmente, los médicos veterinarios debemos confiar ciegamente en la información, en ocasiones poco convincente, que nos da el propietario. Y si bien muchos narran hasta el más mínimo detalle de lo sucedido, algo que puede llegar a saturar, igual es fundamental para manejar el caso de la mejor manera.

Entendemos el miedo que puede generar el asumir que cometieron un error, pero les aseguramos que peor es ocultarnos información por miedo a lo que podamos pensar de ustedes como propietarios. 

La verdad aunque duela, la verdad ante todo. Les aseguro que así ganaremos tiempo que puede ser vital para salvar la vida de tu mascota. 

* La médico veterinario Rosario Zavaleta, CMVP 6919, tiene una especialidad en terapias alternativas para mascotas.