Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Mundo WUF

Logró el sueño de la familia propia

Después de haber sido rescatada de las calles y albergada, hoy Chiquita goza de amor y libertad con una pareja de colombianos

Por Andrea Carrión / WUF

Haber nacido criollo es lo que le impide a muchos perros del Perú conseguir una familia que los quiera bien. Éste no es el caso de Chiquita.

Hace un año Vanessa Gómez y su esposo John Bermúdez llegaron al Perú por motivos de trabajo. Desde que estaban en Colombia ya habían hablado de tener un perro, pero no se habían puesto de acuerdo en la raza.

Ambos habían dejado atrás a los Beagles Tobías y Lulú, los perros que tuvieron en casa de sus respectivos padres, y ya en Perú la tendencia empezó a favorecer a los perros de no una, sino de múltiples razas.

“Allá en Colombia se promueve mucho la adopción de mascotas y cuando llegamos a Lima, vimos que hay demasiado perro en la calle, eso nos conmovió”, comenta John. “La verdad es que al principio no quería perro porque requiere de tiempo, aunque por otro lado da mucha compañía. Así que le dije a Vane que si vamos a tener uno, pues no quiero comprarlo porque sería apoyar un negocio muy fuerte (duro), entonces decidimos mejor apoyar a un perrito sin hogar, que lo necesita más”.

John empezó a navegar por Internet y tras escribir frases como “adopción de perros” en un buscador, apareció la pagina de WUF. Ahí encontró un portal con una galería llena de fotos, videos y hojas de vidas de los perros que están disponibles para ser adoptados.

“Me enamoré de todos los perritos que hay en WUF, me conozco todos sus perfiles, pero la que ganó fue Chiquita. Ella nos gustó porque la veíamos más criolla que el resto, sentíamos que no tendría muchas posibilidades de ser adoptada y, además, es toda peluda, una hippie, como el estilo de vida de nosotros”, comenta Vanessa.

Claro que a la emoción de adoptar un perro, se colgaron los típicos miedos: ¿Y si el perro no hace caso?, ¿Y si es agresivo?, ¿Y si no le gustamos?, ¿Y si viajamos, con quién se queda? ¿Y si...? ¿Y si...? El hecho de adoptar a un perro de casi 2 años de edad puso un poco nerviosa a Vanessa.

“Y es que normalmente cuando uno compra un perrito, éste suele ser cachorrito y se va adaptando a uno, pero acá ya era mayor. Me dio un poco de susto, la verdad, pero John estaba tan convencido y toda nuestra familia nos animó. Entonces nos arriesgamos y fue la mejor decisión”, asegura Vanessa.

Mientras tanto Chiquita, absolutamente ajena a lo que esta pareja de colombianos planeaba hacer, vivía temporalmente en el albergue Voz Animal, que cuida alrededor de 60 perros que alguna vez estuvieron en condiciones deplorables.

Chiquita había sido encontrada hacía unos cuatro meses dando vueltas en un parque cercano a la sucursal de Wong en La Aurora. Cuando sus rescatistas se acercaron a ella, no se dejó agarrar, fue bastante complicado. Luego, al darse cuenta de que estas personas tenían buenas intenciones, la perrita se dejó poner la correa y resultó ser muy noble. Se dejó subir al carro y empezó a jugar con las perritas que estaban ahí.

El 6 de febrero de este año John y Vanessa recogieron de una veterinaria en Jesús María a su primera mascota como casados. Su sorpresa ha sido inmensa.

“Además de ser súper cariñosa y tranquila, es como si la hubieran entrenado; no ladra, no llora, no agarra la basura, no se ensucia dentro del departamento, no hace destrozos... ¡Es perfecta! Además, es tan hermosa”, comenta Vanessa.

“Cuando hablo de en el trabajo, la gente se admira. En Colombia hay mucha conciencia sobre este tema, está como de moda adoptar mascotas. Pero acá es distinto y muchos no saben que ya existen organizaciones como WUF en el Perú. Entonces cuando les cuento, se interesan y empiezan a investigar”, comenta John, quien trabaja en el rubro construcción.

“Yo invito a la gente a que se animen a adoptar, te enseñan tanto... Chiquita me ha enseñado a ser más sociable porque cuando yo estaba sola aquí, casi no salía. Y es muy curioso porque somos parecidas en muchas cosas. Yo le digo ‘¿Ves? Nos juntaron’, ella me mira y le digo ‘No te preocupes, lo vamos a superar juntas’. Es muy valiente, una compañía, una alegría, una bendición, una inspiración. Es sorprendente todo lo que un perrito de la calle te puede dar”, agrega Vanessa.  

* Si estás interesado en adoptar, ingresa a wuf.pe/adopta

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada