Módulos Temas Día

Más en Noticias

“Adoptar a Mandy le devolvió el equilibrio emocional a mi familia”

Una mala experiencia con un perro puede llevar a las personas a anular cualquier posibilidad de tener otra mascota en el futuro. Con Charlie Cherres sucedió lo contrario.

Charly Grecia Mandy Luna

Charly Cherres y Grecia Peña junto a sus perras Mandy y Luna, ambas adoptadas.

Charlie Cherres y Grecia Peña junto a sus perras Mandy y Luna, ambas adoptadas.

Andrea Carrión

Un día la hermana de Charlie Cherres llegó a casa con un Bull Terrier, lo acababa de comprar sin conocer mucho de esa raza. Con los días toda la familia empezó a darse cuenta que son perros que requieren de ciertos cuidados como sacarlos a pasear con frecuencia, educarlos y darles un buen espacio, tal como sucede con la mayoría de perros.

Charlie aún vivía en casa de sus padres y comenzó a recordar que desde niño siempre habían tenido perros, pero que eventualmente terminaban siendo regalados porque nadie en la familia se ocupaba de ellos.

Un día el Bull Terrier mordió al padre de Charlie, él asegura que fue un accidente. Lamentablemente fue su boleto de salida y se lo terminó llevando su entrenador. Esta situación dejó a Charlie movido.

“Me dio mucha pena, sentí que quería darle una oportunidad a otro perro que realmente lo necesitara, entonces sin decirle a nadie, empecé a buscar perros en adopción en Facebook”, cuenta Charlie.

Charly Grecia Mandy Luna 2

Mandy de cachorra.

Mandy de cachorra. Fue encontrada en Breña siguiendo a unas personas. Como no sabía cruzar la pista, casi la atropellan dos veces. Siguió buscando la atención de la gente, pero la ignoraban, hasta que una chica la recogió y le dio hogar temporal. 

Cortesía

Un día, en octubre del 2012, Charlie regresó del trabajo, prendió su computadora y lo primero que vio fue una foto de Mandy. Nadie en su casa quería más perros, pero él igual la adoptó.

“Lo primero que hizo al llegar a mi casa fue subirse a mi cama. Costó un poco que la aceptaran porque mi papá no quería ver sufrir a otro perro más, como había visto sufrir anteriormente a perros de la casa porque nadie se encargaba de ellos. Pero un incidente lo hizo cambiar de opinión”, dice Charlie.

Un día su papá sacó a Mandy a pasear sin correa. Charlie, quien estaba en casa con Grecia, su enamorada, escuchó un grito. Salieron corriendo y encontraron a Mandy con la pata partida, un taxi la había atropellado.

“Mi papá, llorado, me pidió perdón. Le pedí que me ayudara a llevarla a la veterinaria, yo terminé empapado en sangre”, recuerda. “Pero ahí cambió todo, Mandy se recuperó y se convirtió en la nieta de todos. Empezamos a sentir que esta perrita nos estaba reencontrando como familia pues con lo del Bull Terrier nos habíamos alejado, principalmente por la responsabilidad que nadie había querido asumir”, agrega Charlie.

Charly Grecia Mandy Luna 3

Luna

Luna

Cortesía

En el ínterin siempre hubo una pieza clave: Grecia Peña, la chica con la que Charlie había comenzado una relación. Ella venía con harta experiencia en rescates y adopciones, y fue ella quien introdujo a Charlie a este mundo.

Hubo un tiempo en el que Grecia rescataba perros en Villa El Salvador y los llevaba a veterinarias de costo social donde apoyaba en su recuperación. Luego buscaba hogares que los adoptaran.

“Cuando yo todavía estaba estudiando publicidad, en mis tiempos libres me iba con una amiga a una veterinaria que tenía una especie de albergue para los animales rescatados. Ayudábamos como podíamos, como cambiándole los pañales a los que no podían caminar”, comenta Grecia.

Grecia creció viendo distintos perros en casa pues su papá, siempre que llevaba su carro al mecánico, regresaba con un perro nuevo, los rescataba de la calle.

Con los años Grecia hizo sus propios rescates para luego buscarles hogar, hasta que una perrita le robó el corazón.

“Se llama Luna. Yo no iba a adoptarla, más bien me iba por otro perro que terminó siendo adoptado antes que yo la separara, entonces me dijeron ‘tengo una negrita que tiene 2 meses y está un poquito mal de salud’, les dije que la trajeran a mi casa y decidí darle temporal hasta que le consiguieran familia, pero me terminé encariñando con ella y se quedó”, comenta Grecia.

Charly Grecia Mandy Luna 4

Mandy y Luna.

Mandy y Luna.

Cortesía

Felizmente, cuando Charlie y Grecia decidieron empezar una vida juntos, Mandy y Luna hicieron química desde el inicio.

“Es increíble lo que pueden hacer estos animales, Mandy llegó a devolverle el equilibrio emocional a mi familia y junto con Luna el lazo entre Grecia y yo creció un poco más”, comenta Charlie.

A Charlie adoptar le ha enseñado a encontrarse emocionalmente con lo sincero y verdadero del ser humano, mientras que para Grecia adoptar es una opción más humana pues comprando mascotas se contribuye con una industria explota perros.

Ambos coinciden en esto y en algo más: en la importancia de planificar y definir responsabilidades cuando se decide llevar una mascota a casa.

“No solo se trata de darles cariño y tiempo de juego, es fundamental ser consciente del cuidado y la responsabilidad que implica tener un perro”, concluye Charlie.

Tags Relacionados:

Perros

Wuf

Adopción de mascotas

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías