Redacción EC

A dos semanas de haber perdido a su esposa Fabiola González y de haberse quedado con 58 perros, ha recibido diversas muestras de apoyo y dice tener listos cerca de 20 perros para ser dados en .

A raíz de esta tragedia, médicos y representantes de la veterinaria municipal de Ventanilla brindaron apoyo inmediato para vacunar y desparasitar a los más de 50 perros que Don Jorge tenía en casa. Entre los , hay cachorros y perros jóvenes.

Don Jorge ha decidido quedarse con 25 de los perros más viejitos. La lista incluye a Orejas, Bambucha, Franklin, Ceila, Shila, Leoncitio, Gritona, Coja, Wachiturro, La Bigotes, Largui, Chipy, la Ciega 1, la Ciega 2, Gringo, Lola, Siberiana, Saltarina, Chester, Gavilana y Mostra.  

“Los quiero conservar como recuerdo de mi señora, si no me quedaría solo”, dijo Pérez de 59 años de edad, desempleado y quien padece de diabetes. “Ahora me quedo con ellos y a continuar con la labor que inició mi esposa hace 15 años. Por ejemplo, hoy mismo (el pasado sábado) botaron cuatro cachorritos en una caja aquí en Pachacutec, cerca de mi casa. ¿Qué hacer? ¿Recogerlos? No lo sé”.

El primer perro que recogió Doña Fabiola fue uno que fue abandonado por una persona que cerró su bodega y se mandó mudar. A partir de ahí, cuenta Don Jorge que su mujer recogía perros carachosos de calles y mercados, los envolvía en su ropa y los llevaba a casa, donde los curaba en un área designada como cuarentena. A los perritos que abandonaban los vecinos que se mudaban, ella los acogía, y a las perras en celo que encontraba en la calle las recogía y las guardaba 21 días hasta que dejaran de sangrar.

“Todavía no entiendo cómo no la mordían, ella tenía algo muy especial. Y no le importaba si las perritas tenían dueño, mi esposa se encargaba de ellas. También aprovechaba las campañas de esterilización, hasta le pedía favores a vecinos y les pagaba la moto para llevar perros”, recuerda Don Jorge.

Jessica Arenas, amiga de Doña Fabiola y también rescatista de perros, comentó vía telefónica que, lamentablemente, durante el sepelio se perdieron cuatro perritos de apariencia Shitzú, entre ellos La Ñata y Leoncito.

“Eran cuatro peluchitos que desaparecieron durante el velorio, como las puertas estaban abiertas y eran tantos perritos y el Sr. Jorge estaba en ‘shock’… Solo esperamos que si alguien se los llevó, les den un buen hogar”, señaló Arenas.

Luego de agradecer las muestras de apoyo, como la ofrecida personalmente por el doctor Pancho Cavero, conocido como el Dr. Vet, Arenas señaló que hay donaciones que no han llegado a Don Jorge.

“Por un lado hay gente que quiere donar comida, pero le piden al Sr Jorge que vaya hasta lugar como la avenida Aviación y é apenas puede salir de casa. Por otro lado ha habido personas que han querido aprovecharse de su situación, afortunadamente los amigos y vecinos hemos podido impedirlo”, señaló Arenas.

Don Jorge agradeció el apoyo recibido y pidió a cualquier interesado en apoyarlo a llamarlo únicamente al siguiente número telefónico 989988004