Fotografía: Alessandro Currarino
Fotografía: Alessandro Currarino
María Alejandra López

Si eres un dueño responsable, seguro te preocupas al máximo por el bienestar de tu engreído de cuatro patas (o de tus engreídos, si tienes más de una mascota). Sin embargo, debemos recordarte que no en todas las situaciones es necesario llevar a tu perro al veterinario.

En esta oportunidad, y con ayuda de la veterinaria Micaela Vizquerra, hemos enumerado 5 razones principales que requieren sí o sí de la revisión de un especialista.

1. Cambio de conducta:

El cambio de conducta en tu perro, muchas veces se debe a situaciones que le producen estrés y que ellos identifican como una amenaza. Los dueños deben aprender a reconocerlas para no confundirlas con mal comportamiento.
El cambio de conducta en tu perro, muchas veces se debe a situaciones que le producen estrés y que ellos identifican como una amenaza. Los dueños deben aprender a reconocerlas para no confundirlas con mal comportamiento.

Es importante que conozcas a tu mascota. Si bien los perros no pueden hablar y expresar sus necesidades, su conducta puede decir muchísimo acerca de cómo se sienten.

“Una vez que los perros son maduros (más de 3 años de edad), sus personalidades generalmente permanecen estables. En ausencia de eventos traumáticos significativos, un cambio repentino en el comportamiento es uno de los primeros signos de que hay un cambio en la salud física del perro”, explica la veterinaria , especialista en comportamiento animal.

2. Decaimiento:

Ojo: es importante no confundir cansancion con decaimiento. Es normal que después de un largo paseo tu perro quiera descansar. (Foto: Pixabay/Referencial)
Ojo: es importante no confundir cansancion con decaimiento. Es normal que después de un largo paseo tu perro quiera descansar. (Foto: Pixabay/Referencial)

Si tu perro se caracteriza por tener muchísima energía y has empezado a notar que su estado de ánimo ya no es el mismo, quizás sea momento de ver un veterinario.

“El letargo acompaña a la gran mayoría de los problemas médicos caninos y felinos, y aunque pueden ser pequeños, debe consultar inmediatamente con su veterinario tan pronto como observe un letargo excesivo en su animal, por algo más de 24 horas”, enfatiza

Aquí es vital que observes bien a tu perro para darte cuenta si su decaimiento no es solo un estado de relajación. Puedes preocuparte si deja de comer, acercarse cuando lo llamas o, incluso, ya no quiere salir a caminar o jugar.

3. Cambio en sus necesidades:

Nunca está de más cerciorarte, durante uno de los paseos de tu mascota, que sus heces no presentan ningún cambio radical.
Nunca está de más cerciorarte, durante uno de los paseos de tu mascota, que sus heces no presentan ningún cambio radical.

“Un cambio en la cantidad, coloración y textura de las necesidades de tu perro también podrían indicar una visita al veterinario”, resalta la veterinaria Micaela Vizquerra.

“Un cambio en el color de sus heces podría significar cualquier cosa, desde un cambio en la dieta o que han comido algo que no deberían o no pueden digerir, hasta un problema con sus intestinos, páncreas, hígado u otro órgano interno”, recalca

4. Control anual o semestral de acuerdo a la edad:

Recuerda que, como mínimo, debes llevar a tu perro al veterinario una vez al año para un chequeo integral en donde te asegures que tenga todas sus vacunas al día. Sin embargo, de acuerdo a su edad, las visitas también cambian de periodicidad:

Perro cachorro: un cachorro debe visitar el veterinario una vez al mes hasta tener su calendario de vacunas completo.

Perro adulto: siempre que no presente ningún problema de salud, y hasta los diez años de edad, un perro adulto debe visitar el veterinario como mínimo una vez al año.

Perro de edad avanzada: si tu perro tiene más de 10 años de edad, es muy importante que acuda al veterinario como mínimo dos veces al año para detectar a tiempo cualquier tipo de enfermedad o problema de salud que se puede presentar con la edad.

5. Aparición de un bulto:

De acuerdo a una encuesta de CPI (2018), el 75,5% de los peruanos del área urbana sostuvo que llevaban a sus perritos al menos una vez al año para una revisión veterinaria. En el caso de los gatos, la cifras es menor: un 41%. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
De acuerdo a una encuesta de CPI (2018), el 75,5% de los peruanos del área urbana sostuvo que llevaban a sus perritos al menos una vez al año para una revisión veterinaria. En el caso de los gatos, la cifras es menor: un 41%. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)

Si encuentras la presencia de un bulto en la piel de tu mascota, no entres en pánico y tampoco trates de adivinar qué es lo que es (sí, la respuesta tampoco está en las redes sociales). Lo mejor en estos casos es que lo lleves inmediatamente al veterinario.

Encuentra más contenido sobre tenencia responsable de mascotas en Para apoyar la labor que viene realizando WUF en diversos albergues en Lima, ingresa a y afíliate a nuestra comunidad. ¡Tu ayuda es muy importante!