20 de septiembre del 2014 16 °C

Principios Rectores de El Comercio

Presentación

Esta tercera edición de los Principios Rectores de El Comercio aparece en un momento de gran importancia para las empresas que se congregan en torno a una marca con tres siglos de prestigio -el diario El Comercio-, que ha venido ampliando cada vez más su ámbito de acción con medios impresos, tanto en Lima como en provincias, y que también ya ocupa un firme sitial en el campo de la TV, abierta y de cable, y en otros medios electrónicos que, como sabemos, progresan vertiginosamente.

Sin embargo, este andamiaje empresarial no tendría la solidez que lo caracteriza si no estuviera cimentado en principios y valores éticos. Al nacer El Comercio, en 1839, su lema fue: Orden, Libertad, Saber. Eran las metas que se buscaba alcanzar en un país anarquizado, donde subsistía la esclavitud y era mayoritario el analfabetismo, tanto en el ámbito urbano como rural. Décadas más tarde, ya en el siglo XX, añadimos otros dos preceptos: Independencia y Veracidad, que se explican por sí mismos y que hemos respetado escrupulosamente. En este siglo XXI, tan lleno de sorpresas y cargado de problemas, completamos nuestra pirámide ética con otros dos postulados: Innovación y Servicio.

Innovación, pues vivimos en un mundo en el que la ciencia y la tecnología nos obligan a seguir un ritmo acelerado; de lo contrario, desapareceríamos. Y servicio, algo que ofrecimos desde siempre, porque nos hemos propuesto llegar con nuestros productos a todas las capas socioeconómicas, a hombres, mujeres y niños, al Perú entero e incluso más allá de nuestras fronteras, haciendo que la palabra inclusión no sea un anhelo sino una vibrante realidad. Al respecto, el recordado papa Juan Pablo II escribió este sabio consejo: “Con su enorme y directa influencia sobre la opinión pública, el periodismo no puede guiarse únicamente por las fuerzas económicas, los beneficios empresariales y los intereses particulares. En vez de ello, debe vivirse, en cierto sentido, como una misión sagrada, misión que debéis llevar a cabo sabiendo que los poderosos medios de comunicación os han sido confiados para el bien de todos”.

Si El Comercio es el diario más antiguo del Perú y una institución nacional, es porque ha sabido evolucionar con los tiempos; porque sabemos que hemos hecho y seguiremos haciendo los esfuerzos necesarios para sintonizar con quienes adquieren nuestros productos; porque perseguiremos constantemente la verdad brindando argumentos para que sea cada vez mayor una opinión pública madura, crítica, con un sólido bagaje cultural.

Obviamente estas metas solo las podremos alcanzar si quienes pertenecen a nuestro Grupo, en todas sus áreas, comparten y practican rigurosamente los Principios Rectores que contiene este libro, que son obligatorios y no simples recomendaciones. Nuestros Principios Rectores nos dan la capacidad argumentativa y el valor moral e ideológico para enfrentarnos, si llegara el caso, a quienes buscan destruir los elementos éticos y democráticos en que se sustenta nuestra nacionalidad.

José Antonio García Miró
Presidente del Directorio

Descargar PDF