Domingo, 8 de octubre de 2006
¿Quién defiende nuestro patrimonio?


TRÁFICO DE PIEZAS PERUANAS
Esta es la increíble historia de la recuperación de una joya de nuestro pasado, mientras que la colección del traficante Leonardo Patterson se ofrece impunemente por el mundo.

Por Fernando Lucena,  Especial para El Comercio

LONDRES. El 15 de setiembre último, un impresionante tocado moche fue repatriado al Perú, después de que las autoridades policiales británicas lo confiscaran en un estudio de abogados ingleses. La reliquia peruana había dado a parar ahí luego de que Leonardo Patterson (un conocido traficante internacional de objetos de arte) la trajese a Londres para entregarla, a manera de soborno, a Michel van Rijn, el ex traficante de arte que ahora se dedica a devolver a sus lugares de origen los objetos de arte robados.

De las comunicaciones entre Scotland Yard y Michel van Rijn, se puede ver que la operación para engañar a Patterson había sido ideada, parcialmente financiada y llevada a cabo por Van Rijn, motivo por el cual la policía británica le agradece y le otorga el crédito que le corresponde. No obstante, en el Perú la historia es totalmente distinta.

Originalmente se había fijado el 29 de agosto último como la fecha en la que se realizaría la ceremonia en la sede de Scotland Yard, en Londres. Para tal ocasión, Walter Alva había solicitado una invitación para viajar a Londres a recoger la pieza en "misión oficial". Michel van Rijn --una vez más-- había ofrecido pagar los costos del viaje de Alva y de dos funcionarios del INC para que reciban el ornamento en representación del Perú.

Días después, sin embargo, Interpol Perú solicita que se efectúe una ceremonia privada en la Embajada del Perú en Londres, con el requerimiento de que no se permita el ingreso de los medios de prensa, ya que esto "podría entorpecer sus investigaciones". En la víspera de dicha fecha, las autoridades peruanas deciden cancelar la ceremonia en Londres y le informan a Scotland Yard que realizarán una ceremonia en Lima, "reconociendo a los que participaron en la recuperación del tocado moche".

El 15 de setiembre se realizó la ceremonia de entrega del tocado moche en Lima y ni Michel van Rijn ni Scotland Yard fueron invitados. Las autoridades del INC y de Interpol Perú se llevaron los laureles por los logros de la policía británica y del controvertido holandés.

Para colmo de males, Leonardo Patterson logró salir del Reino Unido y no fue arrestado, pues las autoridades peruanas no emitieron a tiempo la orden de captura. Además, demoraron dos semanas en remitir la orden necesaria para que Scotland Yard pudiese confiscar la pieza.

UN AGRADECIDO
Con fecha 21 de agosto del 2006, el arqueólogo Federico Kauffmann Doig, a quien Michel van Rijn describe como una "persona excepcional que actúa por sus convicciones personales y no por dinero", le expresó su agradecimiento por la gran labor que ha prestado, durante varios años, con la finalidad de repatriar objetos robados del Perú.

Kauffmann envió un pedido al ministro de Educación, José Antonio Chang, y a la presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, solicitando que el legislativo le otorgue a Michel van Rijn un reconocimiento formal. Hasta el momento no ha habido respuesta al pedido del arqueólogo peruano.

LO QUE FALTA RECUPERAR
El tocado moche repatriado a Perú es solo una de las más de 2.000 piezas del Perú y otros países que ahora forman parte de la colección Patterson.

En 1997, mientras Leonardo Patterson intentaba vender su colección en España, la cadena Televisión de Galicia produjo cuatro programas, de media hora cada uno, en los que se muestra la colección. Este especial era el preámbulo para cerrar el trato por el cual el gobierno regional de Galicia adquiriría la colección por unos 25 millones de dólares.

Lo que más impresiona es el material orfebre proveniente de Veragua (actualmente Nicaragua, Costa Rica y parte de Panamá) y también el oro peruano, lucido en impresionantes pectorales, pendientes, mascarillas y armaduras laminadas que deslumbran a cualquier mortal. Además, se exhibe gran cantidad de huacos y reliquias chavín, paracas y nasca.

Al final de cada capítulo de esta serie, en el momento que presentan los créditos, se puede ver que los productores agradecen por su colaboración en el programa a diversos catedráticos y expertos alrededor del mundo.

VERSIÓN DEL EXPERTO
El Comercio en Lima consultó con el arqueólogo Francisco Merino, del Museo de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, quien confirmó que las piezas en poder de Patterson son auténticas.

También, señala el especialista, hay algunos vasos y vasijas de la cultura Tiahuanaco, pero no es posible determinar su lugar de origen.

En la colección hay algunas piezas fabricadas con materiales antiguos, como unas muñecas de características modernas, pero hechas con telares chancay. "Es lo que suelen hacer los falsificadores", comentó Merino. También hay algunas máscaras que serían de Lambayeque, pero el arqueólogo sospecha de su autenticidad.

Más información:
4  Una orden de captura que no llega
4 El Instituto Nacional de Cultura presenta versiones diferentes

4
Patterson dejó el Reino Unido antes de que pudieran apresarlo
4 Cuenta con muchos antecedentes
4 Aseguran que fue trabajo de Interpol

4 Un Cazador suelto en Londres



Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa