Las bodegas 2.0 invaden Lima. Aquí te las presentamos

Cadenas de bodegas modernas, estilo minimarket, han empezado a desplegarse de la mano de varios grupos empresariales

Las bodegas 2.0 invaden Lima. Aquí te las presentamos

Las bodegas llegan a superar los cien millones de soles en ventas anuales. Tambo+ espera llegar a ese nivel. (Foto: Difusión)

Tras la venta de Corporación Lindley, una de las grandes apuestas de Johnny Lindley Suárez es Tambo+, una cadena de tiendas o bodegas que sumará 140 locales al cerrar el año. Supermercados Peruanos, con su marca Mass, está montando un piloto en el mismo rubro, con 20 locales. Primax, del Grupo Romero, está experimentando sacar las tiendas Listo a locales con puerta a la calle. Quicorp está probando con Mimarket, marca derivada de Mifarma. ¿Es tan conveniente este negocio que entusiasma a algunos de los principales grupos empresariales peruanos?

 

En mercados como Estados Unidos y México, las tiendas de conveniencia son jugadoras claves del ‘retail’. La marca Oxxo, del Grupo Azteca, es líder en este último país que cuenta con más de 13 mil locales, detalla Ernesto Aramburú, gerente general de Inversiones Araval. Sin embargo, los demás países de la región todavía tienen mucho camino por recorrer.

“En un mercado desarrollado, el modelo de las tiendas de conveniencia cuenta con una tienda por cada 4.000 personas. Nosotros queremos una tienda por cada 8.000 o 10.000 personas”, explica Luis Seminario, gerente general de Great Retail, la empresa de los Lindley Suárez a cargo de Tambo+.

El ejecutivo destaca que en México se abren 1.200 tiendas de conveniencia al año. Por su parte, Aramburú refiere que en los últimos dos años Chile ha tenido un crecimiento del 57%, liderado por las cadenas OK Market y la red de locales en los servicentros (grifos), cuyas marcas ya tienen locales con puerta de calle. “Hoy en Chile hay 600 tiendas de conveniencia”, detalla.

Para Fidel La Riva, country manager de Kantar Worldpanel, el potencial de este negocio es innegable, no solo por su formato moderno, sino también por la alta frecuencia de compra del consumidor peruano. “Una ama de casa peruana va al punto de venta 304 veces en un año con uno de los tickets de compra promedios más bajos de la región, alrededor de US$6 en promedio en todos los canales”, refiere.

Asimismo, indica que el 40% de los hogares peruanos generan sus ingresos de manera diaria o semanal, lo que dinamiza la rutina de compra.

Por otro lado, Aramburú considera que los mini ‘power centers’ (la unión de dos conceptos como farmacias y tiendas de conveniencia) también tendrían un gran potencial.

 

Locación y diferenciación

A diferencia de Lindley, que está apostando fuerte desde el inicio, la mayoría de actores ha decidido tantear el mercado con precaución. Julio Cortiguera, gerente de Tiendas de Conveniencia de Primax, señala que el año pasado inauguraron como piloto cuatro tiendas Listo fuera de las estaciones de servicio, y espera cerrar el año con diez tiendas con puerta a la calle. “Estamos evaluando el modelo y definiendo el potencial del mismo”, refirió.

El modelo es ideal para empresas que buscan poner un pie en el ‘retail’ moderno sin requerir de grandes terrenos o inversiones por cada local. Según Seminario, Tambo+ destina en promedio US$100.000 a cada local.

Para elegir la ubicación de una tienda, añade Cortiguera, es necesario tomar en cuenta la densidad poblacional, así como el tráfico vehicular y peatonal. “A más densidad, mejor para la tienda de conveniencia”, destacó.

Por otro lado, Seminario aseguró que al ser tiendas pequeñas están influenciadas por su entorno, a diferencia de los formatos más grandes que atraen a gente desde puntos más lejanos. “Nuestro consumo está circunscrito al flujo de personas que pasa y también a las que están a unas cinco o seis cuadras a la redonda”, explicó el ejecutivo.

Tanto Tambo+ como Listo se han enfocado en la comida preparada al instante. En ambos casos, se puede encontrar una amplia variedad de sánguches. Tambo+ destaca también por un modelo de atención 24/7. Por su parte, Mass cuenta con las marcas propias de Supermercados Peruanos.

Para Aramburú, estas tiendas ofrecen beneficios asociados a la cercanía, rapidez de compra y extensión de horarios. Además, si bien están enfocadas a compras al paso, actualmente son también preferidas por profesionales jóvenes con poco tiempo y con una canasta de compras pequeñas.

Asimismo, estas tiendas son transversales a los niveles socioeconómicos. “Al manejar productos limitados y básicos, son comodines para todos los segmentos”, explica Aramburú.

 

Conveniencia y convivencia

¿Significará una invasión de tiendas de conveniencia una crisis para las tradicionales bodegas de la esquina? Hay mercado para todos, dicen los expertos, y destacan que la penetración de las bodegas en nuestro país supera a cualquier otro en la región.

“Hoy las bodegas representan alrededor del 33% de participación en consumo masivo. Es el ‘share’ más alto: los mercados tradicionales cuentan con 30%, y los supermercados, con 18%”, resalta La Riva.

En Lima existen alrededor de 120 mil bodegas –una por cada 80 personas–, según Seminario. “Hay muchos puntos en la ciudad, fuera de avenidas principales, donde las tiendas de conveniencia no pueden abrir. Sin embargo, las bodegas son ideales para estos espacios”, explica Cortiguera. Si la conveniencia (moderna) triunfa, será en pacífica convivencia.