23 de abril del 2014 22 °C

El Comercio en Venezuela: el ‘cacerolazo’ de protesta contra Maduro

Enviado especial de El Comercio, Roger Zuzunaga, registró acto de rechazo mientras el electo presidente daba conferencia esta noche

(Video: Roger Zuzunaga / Foto: AP)

Un ‘cacerolazo’ masivo en protesta por los resultados de los comicios presidenciales que le dieron la victoria a Nicolás Maduro ensordeció el lunes a varias ciudades de Venezuela, en una jornada en la que estudiantes universitarios chocaron con guardias nacionales.

Convocado por el candidato opositor Henrique Capriles, el ‘cacerolazo’ inició a las ocho de la noche (7:30 hora peruana) y cuando Maduro hablaba en una conferencia de prensa acto en la casa de gobierno y horas después de que fuera proclamado como presidente electo por el Consejo Nacional Electoral.

RUIDOSA PROTESTA DURÓ MÁS DE UNA HORA
La ruidosa protesta, de más de una hora, incluyó a Caracas, la capital del país, donde personas golpeaban ollas y cacerolas desde sus casas y calles en varios sectores de la capital, incluidos los alrededores del palacio presidencial de Miraflores.

“Eso es un mecanismo de expresión”, dijo Capriles, quien según los resultados divulgados por la autoridad electoral quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales del domingo al perder por 235.000 votos de 14,8 millones de sufragios emitidos. “Que todo nuestro pueblo haga sonar su olla, su cacerola”.

El candidato opositor pidió a la gente participar para descargar su inconformidad. “Que se oiga en todo el mundo”, pidió.

“Yo sé que esto no va a servir de nada, estos malandros que están en el gobierno no tienen ninguna vergüenza; pero es una forma de expresar la indignación que tenemos”, dijo Sandra Castellanos, una madre de dos niños de 6 y 4 años, que golpeaba en Caracas una cacerola junto a sus vecinos. Desde algunos edificios incluso se escuchaban gritos de “fraude”.

MADURO LOS TILDÓ DE PINOCHETISTAS
Interrogado sobre el ‘cacerolazo’, Maduro dijo en la rueda de prensa: “todos los que apoyaban a Pinochet tocaban cacerola”, en referencia al dictador chileno.

A lo largo de la céntrica avenida Urdaneta de la capital y zona adyacentes, donde habitan personas de clase media y baja, también se escuchaba la protesta proveniente de los edificios.

En medio del bullicio se escuchaba el grito de “conteo, conteo”, en relación a la petición de Capriles de recontar todos los votos antes de certificar el triunfo del candidato oficialista Maduro.

María Alejandra Viloria, una secretaria de 27 años, quien estaba concentrada con una veintena de personas en una plaza del centro de la capital sonando su olla con un cucharon, dijo que decidió participar en la manifestación porque “este es un gobierno ilegítimo y tengo un gobierno ilegítimo. Ese señor no me representa”.

En la misma avenida Urdaneta, una periodista de AP observó el paso de un camión que llevaba en la parte trasera un grupo de 10 chavistas que gritaban “¡Chávez vive, la lucha sigue!”.

ENFRENTAMIENTOS ENTRE JÓVENES Y GUARDIAS
Más temprano, guardias nacionales dispersaron con gas lacrimógeno y balas de goma a cientos de estudiantes que protestaron en varias vías del este de la ciudad por los resultados de las elecciones presidenciales de la víspera, en las que Maduro fue declarado ganador.

Los estudiantes, apostados en una de las principales autopistas del este de Caracas, lanzaron piedras y pedazos de concreto hacia cientos de guardias nacionales, con equipos antimotines, que trataban de restablecer el paso en la vía donde permanecían estacionados varios vehículos que no pudieron avanzar debido a la protesta.

Más hacia el centro de la ciudad de Caracas, se podían observar vehículos blindados y agentes antimotines apostados en puntos clave de acceso en vías que dan hacia el palacio presidencial de Miraflores, por ejemplo.