La dramática vida de 'Arturo', el único oso polar en Argentina

Organizaciones medioambientales exigen el traslado inmediato de ‘Arturo’ fuera del zoológico de Mendoza, donde además es víctima del calor

Arrancado de su ecosistema. ‘Arturo’, el único oso polar que vive en Argentina, precisamente en el zoológico de la ciudad de Mendoza, pasa su vejez en condiciones denigrantes.

El entorno, supuestamente adecuado para que el oso se sienta en su hábitat, es un espacio que le provoca altas dosis stress. ‘Arturo’ no puede sumergirse por completo en la pequeña piscina dentro de su celda, por lo que los asistentes deben rociarlo de agua con una manguera.

Las denuncias sobre el maltrato infringido contra el animal datan desde hace varios meses. Una serie de videos colgados en YouTube y la creación de un fanpage que exige su traslado al Centro de Conservación de Osos Polares de Winnipeg (Canadá), demuestran la preocupación de los amantes de los animales.

La organización EcoLógicos Unidos reveló que en efecto el centro canadiense ha ofrecido financiar el traslado y cuidado del oso polar, quien atraviesa sus últimos años de vida.

‘Arturo’ ha vivido tras las rejas de un zoológico durante más de veinte años, lo que podría haberle provocado ya un trauma crónico “por confinamiento extremo”, denuncia la página de Facebook ‘Adopción Quilmes’

Por su parte, el administrador de parques y zoológico de Mendoza, Oscar Arancibia dijo que normalmente la piscina en la que sumerge el oso polar suele almacenar 120 mil litros de agua.

Arancibia insistió que los registros de video se produjeron días en que se le daba mantenimiento a la piscina. Lástima que esto se contradice con las decenas de videos publicados en YouTube en distintos momentos del año.

“Ahora (la piscina) está vacía, en un par de horas la terminan de limpiar y comenzamos el llenado. Mientras tanto el oso permanece en su dormitorio durmiendo”, aseguró el responsable. ‘Arturo’ incluso padece de quemaduras del pelaje debido a altas temperaturas.

Hace un año, el mismo 25 de diciembre, murió ‘Winner’ un oso polar que vivía en el Zoológico de Buenos Aires. Su fallecimiento fue provocado por el sofocante calor y la incesante bulla que provocó la pirotecnia durante las fiestas. ‘Winner’ no pudo lidiar con esto, y se dejo ir.