01 de agosto del 2014 15 °C

¿Cuál es el origen del chilcano?

Existen múltiples teorías que explican el nacimiento de este coctel pisquero. Aquí te contamos aquella que suena con más fuerza

¿Cuál es el origen del chilcano?

MARÍA PÍA BARRIENTOS
Redacción online

Este viernes se inició la Semana del Chilcano. Es tiempo de celebrar a este poderoso coctel y también de reivindicar sus orígenes. Desgraciadamente, el nacimiento de este trago emblema de nuestra peruanidad es bastante difuso. Sin embargo, existen algunas teorías que nos hablan sobre su creación.

ORIGEN ITALIANO
Para la experta en pisco Soledad Marroquín, la teoría más convincente sobre su origen señala que este fue traído por los inmigrantes italianos. Estos solían tomar un trago denominado buon giorno (buenos días), el cual era hecho a base de grappa (aguardiente hecho a base de uva) y ginger ale.

Cuando los italianos llegaron a nuestro país, habrían cambiado los ingredientes de la bebida, reemplazando la grappa por el pisco. Según recogió el bartender Roberto Meléndez, este habría nacido entre el periodo que comprende el final del siglo XIX y los inicios del XX.

LOS TOCAYOS
Por otro lado, según explica Marroquín, el buon giorno era utilizado como una especie de remedio y se le atribuían propiedades reconstituyentes, parecidas a las que se vinculan con el chilcano de pescado. Por esa razón, podría haber sido comparado con este caldo y haber recibido de él su nombre.

La especialista, y blogger de Destilando Pisco, señala que otras teorías apuntan a un barman como el creador de esta bebida, sin embargo, para ella esta versión es bastante “jalada de los pelos”.

Por su parte, Jaime Marimón, presidente del Consejo Regulador Denominación de Origen Pisco, prefiere que la historia sobre el origen de esta bebida se mantenga en el misterio.

“Estaría referido a la caleta de Chilca, en el sur de Lima. No sé si viene realmente del chilcano de pescado y si por afinidad le habrían puesto ese nombre. La verdad es que nadie lo sabe a ciencia cierta. Estas cosas hay que dejarlas al ideario de cualquiera. Así se mantiene vivo”, explica Marimón.