Módulos Temas Día
Cuida tu salud

Con la edad, perdemos musculatura

Una observación muy común es que al envejecer, algunas personas “se secan”, es decir se adelgazan y pierden masa muscular. Ese fenómeno de disminución de masa y fuerza muscular, llamado sarcopenia (sarco significa músculo y penia disminución), es un fenómeno prevenible que merece una atención muy especial. (Foto: AP)

Una observación muy común es que al envejecer, algunas personas “se secan”, es decir se adelgazan y pierden masa muscular. Ese fenómeno de disminución de masa y fuerza muscular, llamado sarcopenia (sarco significa músculo y penia disminución), es un fenómeno prevenible que merece una atención muy especial. (Foto: AP) Seguir leyendo...

Limitaciones de la vacuna contra el dengue

El dengue es una enfermedad infecciosa que por lo general no causa síntomas, pero cuando los tiene, hace honor a su popular nombre de “fiebre quebrantahuesos”. Raramente, el dengue puede ser mortal. (Foto: Reuters)

El dengue es una enfermedad infecciosa que por lo general no causa síntomas, pero cuando los tiene, hace honor a su popular nombre de “fiebre quebrantahuesos”. Raramente, el dengue puede ser mortal. (Foto: Reuters) Seguir leyendo...

La salud pública del frío

Las cuatro estaciones se repiten invariablemente cada año. La primavera, el verano, el otoño y el invierno siguen un curso periódico y natural desde hace cientos de miles de años y, dependiendo del lugar en que viven, los seres humanos han aprendido a prepararse a recibir esas estaciones de una manera proactiva y previsora. Aparte de los fenómenos climáticos anormales de los últimos años (con el niño costero como ultimo ejemplo), los cambios de temperatura, cantidad de lluvia y nieve y presencia de tornados y huracanes siguen un curso directamente relacionado a las estaciones del año. En otras palabras -y así suene a Perogrullo- todos sabemos que en el verano hará calor y que en el invierno hará frío, situaciones que dependiendo de la zona en que vivamos, podrán ser suaves y manejables o intensas e impredecibles.

Las cuatro estaciones se repiten invariablemente cada año. La primavera, el verano, el otoño y el invierno siguen un curso periódico y natural desde hace cientos de miles de años y, dependiendo del lugar en que viven, los seres humanos han aprendido a prepararse a recibir esas estaciones de una manera proactiva y previsora. Aparte de los fenómenos climáticos anormales de los últimos años (con el niño costero como ultimo ejemplo), los cambios de temperatura, cantidad de lluvia y nieve y presencia de tornados y huracanes siguen un curso directamente relacionado a las estaciones del año. En otras palabras -y así suene a Perogrullo- todos sabemos que en el verano hará calor y que en el invierno hará frío, situaciones que dependiendo de la zona en que vivamos, podrán ser suaves y manejables o intensas e impredecibles. Seguir leyendo...

Cuidado con los buitres del cáncer

La semana pasada, la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) anunció que ha cursado sendas cartas de advertencia a 14 compañías norteamericanas que comercian productos que -sin ninguna base científica- prometen curar el cáncer. Debido a que ese tipo de comercio es frecuente, hoy veremos como reconocer a los malos comerciantes y evitar caer en sus garras.

La semana pasada, la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) anunció que ha cursado sendas cartas de advertencia a 14 compañías norteamericanas que comercian productos que -sin ninguna base científica- prometen curar el cáncer. Debido a que ese tipo de comercio es frecuente, hoy veremos como reconocer a los malos comerciantes y evitar caer en sus garras. Seguir leyendo...

La dignidad sanitaria de los damnificados

No hay duda que los efectos de las lluvias e inundaciones han sido devastadores para el bienestar de muchas poblaciones en el país, quienes si ya vivían en condiciones precarias antes de los desastres, ahora están peor. En ese sentido, ha sido muy reconfortante ver como la sociedad peruana e internacional se movilizó para ayudar a los necesitados. Las donaciones de agua, alimentos, ropa y carpas no se hicieron esperar y miles de familias tuvieron agua y comida que llevarse a la boca y techos provisionales para defenderse de las inclemencias del tiempo. (Foto: Juan Ponce / El Comercio)

No hay duda que los efectos de las lluvias e inundaciones han sido devastadores para el bienestar de muchas poblaciones en el país, quienes si ya vivían en condiciones precarias antes de los desastres, ahora están peor. En ese sentido, ha sido muy reconfortante ver como la sociedad peruana e internacional se movilizó para ayudar a los necesitados. Las donaciones de agua, alimentos, ropa y carpas no se hicieron esperar y miles de familias tuvieron agua y comida que llevarse a la boca y techos provisionales para defenderse de las inclemencias del tiempo. (Foto: Juan Ponce / El Comercio) Seguir leyendo...

Hoy en portada

Subir