Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Cine

"Green Book", la crítica de Sebastián Pimentel a la nominada al Oscar 2019

"Este no es un filme tramposo, de golpes bajos sentimentales o de un trazo grueso que pretenda ganar la emotividad fácil del espectador", reseña el crítico de El Comercio

Viggo Mortensen y Mahershala Ali en "Green Book". (Foto: Difusión)

Tráiler de "Green Book", filme con Viggo Mortensen y Mahershala Ali que compite en el Oscar 2019. (Fuente: Difusión)

Esta vez le toca el turno a otra nominada al Oscar 2019, "Green Book" ("Una amistad sin fronteras"). Es el decimocuarto largo de Peter Farrelly, quien venía compartiendo la dirección de todos sus filmes con su hermano Bobby. El primer trabajo de Peter en solitario, sin embargo, también ha marcado un cambio en el estilo fílmico: de las sátiras grotescas que reflexionan sobre la fuerza destructiva del inconsciente hay un paso hacia un drama humanista de texturas cómicas menos agresivas, y de corte más clásico.

Grammy 2019: Lady Gaga con tema de "A Star is Born" y parte favorita para el Oscar
"The Favourite": el mito de la reina Ana, una de las figuras más polémicas de la corona británica

El filme se basa en la historia real del italoamericano Tony Lip (Viggo Mortensen), rudo padre de familia de la clase trabajadora de inicios de los años sesenta. Él –cuyo apellido verdadero es Vallelonga– se gana la vida como portero y ‘arreglador’ de problemas de los clubes nocturnos regentados por las mafias del Bronx, hasta que es reclutado por Don Shirley (Mahershala Ali), refinado pianista afroamericano que necesita a Tony como chofer y guardaespaldas en su gira por el sur profundo de EE.UU.

Pues bien, el planteamiento de Farrelly es en apariencia bastante simple. Una 'road movie' (o película de carretera) mezclada con mucho de 'buddy movie' (otro subgénero que consiste en plantear las aventuras de una pareja de amigos de personalidades contrastadas). Pero en este filme también está muy presente otro ingrediente que ha hecho sospechar a muchos: el tema interracial, donde se pone en juego la amistad entre un hombre blanco y un hombre negro en los ultraconservadores Estados Unidos de 1962.

Sin embargo, "Green Book" no es un filme tramposo, de golpes bajos sentimentales o de un trazo grueso que pretenda ganar la emotividad fácil del espectador. Más bien es clara la opción por el clasicismo de la narración lineal, el ritmo pausado pero de concatenación de hechos segura y a veces algo predecible. Pero estas características no riñen, tampoco, con una dirección de actores estupenda, con la contención de los picos emocionales que da una cámara prudentemente distanciada y con una gran riqueza de detalles a nivel visual.

El secreto de esta cinta no está en grandes trucos de cámara, sino en la convincente interpretación de Mortensen como Tony, y en la buena réplica de Mahershala Ali. Ellos pasan por una serie de umbrales: las gasolineras, las mansiones de ricos sureños racistas, las cenas donde se le impide al artista negro usar el mismo baño de los blancos, o el ingreso a clubes de negros donde el músico y su guardaespaldas se convierten en una pareja sospechosa. Y es en esos contextos donde los dos protagonistas cuestionan sus creencias.

Oscar 2019: películas que han ganado un Oscar y están en Netflix
Oscar: la desastrosa gala de 1989 que no tuvo presentador (como pasará este año)

Si hay algo de filosófico en "Green Book", tiene que ver en cómo el culto y refinado genio musical debe aprender a apreciar la "cultura baja" de los afroamericanos, esa que el blanco italoamericano conoce mejor que él. O cómo Tony Vallelonga empieza a cuestionar sus prejuicios al encontrarse con "un negro que no parece negro", como es el caso de Shirley. Porque el italoamericano es, en muchos aspectos, más negro que el pianista que ama a Chopin.

Estamos frente a un juego de reflejos identitarios que no abusa del discurso explícito. Desde la homosexualidad encubierta de uno de ellos o la sabiduría popular –que a veces parece ser más comprensiva que otras más cultas–, se evitan los maniqueísmos y se perfila un caleidoscopio humano que va más allá de la fábula tonta. Y si es cierto que "Green Book" no explora lo suficiente a sus personajes, es un filme sincero en su crítica de la intolerancia a la diversidad. Desde sus raíces católicas, Peter Farrelly se permite celebrar una fraternidad universal que integra todas las culturas, identidades y proveniencias. Algo que es muy notorio en una secuencia final que, aunque predecible, está llena de matices.

LA FICHA:
Título original: “"Green Book".
Género: biografía, comedia, drama.
País: Estados Unidos, 2018.
Director: Peter Farrelly.
Elenco: Viggo Mortensen, Mahershala Ali, Linda Cardellini.
Nominaciones al Oscar 2019: 5 candidaturas

Calificación: ★★★

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada