Módulos Temas Día

Paul Biya, el presidente "eterno" de Camerún que fue reelecto por séptima vez

Así, Paul Biya se afianza como el segundo dirigente de África -por detrás del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang- que más tiempo lleva en el poder

Yaundé. El presidente de Camerún Paul Biya, fue reelecto a sus 85 años para un séptimo mandato consecutivo, con 71% de los votos escrutados de las elecciones celebradas el 7 de octubre, anunció el presidente del Consejo Constitucional.

El candidato opositor Maurice Kamto, que había reivindicado su victoria un día después de la jornada electoral, quedó en segundo lugar con 14%, agregó Clément Atangana durante la proclamación oficial de los resultados en Yaundé.

Biya obtuvo el 71,28 % de los votos y logra así su séptimo mandato, afianzándose como el segundo dirigente de África -por detrás del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang- que más tiempo lleva en el poder.

Biya derrotó a ocho candidatos, en unas elecciones con una participación del 53,85 % de los algo más de 6,6 millones de votantes registrados.

El mandatario venció en todo el territorio camerunés, excepto en la región del Litoral, donde Kamto se impuso con el 38,60 % de los sufragios, frente al 35,75 % del gobernante.

En las contestatarias regiones anglófonas del Noroeste y del Suroeste, donde grupos separatistas luchan por la independencia del territorio que denominan Ambazonia, Biya también ganó.

En el Noroeste, Biya logró el 81,74 % de los votos y, en el Suroeste, el 77,69 %.

En esas regiones, muchos ciudadanos no pudieron acudir a las urnas -la participación en el Noroeste no alcanzó el 6 %- a causa de la violencia entre separatistas y militares, acusados de arrasar aldeas y provocar el desplazamiento de cientos de miles de personas.

— El presidente "eterno" —

Paul Biya tiene 85 años y lleva casi 36 en el poder.

En la década de los 90, acorralado por una fuerte recesión económica y haciendo honor a su apodo de "presidente ausente" - tanto por los largos periodos de tiempo que pasa fuera de Camerún como por su manera sumisa de gobernar -, Biya solicitó ayuda internacional y aplicó las medidas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los recortes en educación y sanidad, la reducción de salarios y la corrupción desenfrenada generaron entonces las primeras huelgas y manifestaciones contra el Gobierno, que pese a ser reprimidas de forma violenta, sembraron la semilla del multipartidismo y de una tímida reforma democrática.

Pese al descontento popular, Biya mantuvo su paso triunfal en las elecciones y reformó la Constitución para poder ser reelegido sin límite, mientras organismos internacionales le acusaban de cometer irregularidades y fraude.

Camerún sigue siendo uno de los países más corruptos del mundo, ya que el último informe de la ONG Transparencia Internacional lo sitúa en el puesto 153 de 180 analizados en 2017, por detrás de otras naciones africanas como Kenia, Nigeria o Tanzania.

Considerado por sus colaboradores como "imprevisible, prudente y atento", Biya afronta grandes retos en materia de seguridad y unidad nacional, dada la negativa del Estado a negociar con la minoría anglófona separatista, localizada en el suroeste y el noroeste del país.

Ese conflicto, que emana del pasado colonial francés y británico del país, empezó en 2016 pero desde finales de 2017 se ha recrudecido con el surgir de grupos separatistas armados, como las Fuerzas de Defensa de la Ambazonia, y la represión del Ejército.

Sin ninguna intención de hacer concesiones a los separatistas, el octogenario mandatario ha respondido con el arresto de los líderes del movimiento, lo que ha motivado sonoras quejas de la oposición y una radicalización de los independentistas.

"Combatiremos contra aquellos que han tomado las armas contra su país. Camerún permanecerá unido", advirtió Biya en la campaña electoral.

Además de la creciente violencia interna, el longevo mandatario afronta problemas como un desempleo galopante, con una tasa juvenil que excede el 70 %, una economía resentida y una corrupción endémica.

Casado en segundas nupcias con Chantal Biya, con la que tiene dos hijos, Biya pasará otros siete años en su residencia oficial del Palacio de Etoudi si se lo permite la salud.

Así, Paul Biya, que al final de su nuevo mandato tendrá 92 años, podría convertirse en presidente de por vida.

Fuente: Agencias

Tags Relacionados:

Camerún

Paul Biya

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada