Módulos Temas Día

Por burlarse de los opinólogos, por Fernando Vivas

“Si criticabas a los Humala Heredia eras un académico despistado o un fujiaprista lleno de odio”..

Fernando Vivas Periodista

humala heredia

"El hasta hace poco opinólogo Diethell Columbus ha sido propuesto como candidato de Fuerza Popular (FP) para la Alcadía de Lima". (Fotos: Hugo Pérez/ Lino Chipana)

Ollanta Humala nos puso la chapa. Tuvo una intención doblemente despectiva: el sufijo ‘-logo’ alude a una especialización científica, pero, pronunciado por un presidente con una mezcla de repudio e ironía, quería decir que nuestra opinión, pretendiendo ser versada y autónoma, era chabacana y subalterna. 

La chapa prosperó y el Perú se convirtió en el único país en la región donde ‘opinólogo’ se usa para referirse a todo tipo de gente que opina. En Chile y Argentina, por ejemplo, se usa exclusivamente para quienes opinan sobre la farándula. Lo sé bien, porque también he sido un opinólogo de esos. 

Luis Favre me contó que él le sugirió a Humala usar la palabreja. Mal asimilado el consejo porque, salvo las muy legítimas y políticas ganas de replicar a los analistas que le éramos críticos severos, Ollanta y, de paso, Nadine se tomaron en serio las premisas bufas sobre las que se basaba la chapa. O sea, si los criticabas, eras un académico despistado y sin ‘calle’, o un fujiaprista lleno de odio. 

Sin embargo, la razón por la que los medios nos contratan o invitan no es, en esencia, dar cabida a una lógica académica y, mucho menos, dar espacio a líneas partidarias. En la figura del experto consultado para consignar su opinión en la cobertura de una noticia sí prima la idea de buscar a la voz acotada de la ciencia; pero la columna o el invitado a la TV a analizar la coyuntura tiene, además, la pretensión de comunicar e incluso representar sentidos comunes. 

El sentido común, aplicado a la política, nos llevó a varios a opinar que el estilo confrontacional de los Humala Heredia era autodestructivo. No nos equivocamos. El mismo sentido común, aplicado a un Ministerio Público y a un Poder Judicial bajo la presión de un caso emblemático, nos llevó a opinar que era mejor para todas las partes deponer el negacionismo y admitir algunos hechos. No nos equivocamos. La pareja está cosechando amargamente lo que sembró y negó. Y, es cierto, padece excesos que jueces y fiscales deben corregir. 

La opinología ha sido tratada más en serio por los fujimoristas. El hasta hace poco opinólogo Diethell Columbus ha sido propuesto como candidato de Fuerza Popular (FP) para la Alcaldía de Lima. Aunque tiene nombre de catedrático extravagante, Diethell es, en realidad, un hombre que expresa con simpleza y claridad ideas para combatir la inseguridad y el caos limeño. FP buscó un eficaz comunicador de sentidos comunes, nada caviar, más bien joven conservador, antes que al político o técnico cuya experiencia infunda autoridad. Me reuní más de una vez en plan amical con él y otros colegas, pero las reuniones cesaron meses atrás. No tenía idea de lo que se venía con él. Prometo averiguar detalles y contárselos.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada