Módulos Temas Día

Líneas de Nasca: la majestuosidad y los daños vistos desde el cielo

El Comercio sobrevoló los famosos geoglifos trazados por los antiguos peruanos en el desierto de Ica hace más de 1.300 años

Aunque su función todavía es un misterio, cada vez se sabe más sobre las Líneas de Nasca y la civilización que diseñó estos geoglifos, en la región Ica. Según el arqueólogo Johny Isla, responsable del Sistema de Gestión para el Patrimonio Cultural de Nasca y Palpa, estos dibujos hechos en la superficie del desierto se hicieron entre el 400 a.C hasta el 700 d.C. Hoy se sabe, por ejemplo, que antes de que la civilización Nasca se expandiera en esta región, hubo ocupaciones Paracas incluso desde sus fases inicial y media.

"Y antes de los Paracas había otros asentamientos en Palpa, hemos retrocedido incluso hasta los 4 mil años antes de Cristo. Hasta las primeras ocupaciones que se conocen del periodo Arcaico", señala Isla. Los vestigios remotos hallados en Nasca revelan que hubo humanos dominando el agreste paisaje del desierto desde miles de años antes de lo pensado. 

Los arqueólogos señalan, además, que antes de que los Nasca trazaran figuras en la pampa, ensayaron sus primeros diseños en las laderas de los cerros e incluso en piedras (petroglifos). "[En las laderas] Ahí hay mayor erosión porque hay declive de piedras que ruedan, lluvias que causan pequeños riachuelos, pero aún así llegamos a identificar cerca de 60 grupos de geoglifos en laderas", dice Johny Isla.

Asimismo, los restos de cerámica encontrados en los alrededores de las Líneas de Nasca indican que estos geoglifos eran visitados y transitados normalmente por los antiguos peruanos. "Ingresaban con agua, con alimentos. No dejaron abandonados los geoglifos, aquí hacían rituales y ceremonias", apunta el arqueólogo. 

-Los daños-
​Pese a su importancia histórica, las Líneas de Nasca también cuentan la historia de la desidia y el abandono. Durante años, esta zona fue maltratada incluso por las autoridades. Como se constata en las imágenes aéreas, la Panamericana Sur corta varios geoglifos, algunos de gran belleza como la lagartija. 

Asimismo, según cuentan los arqueólogos, en la década de los ochenta se instaló un campamento militar en la pampa, lo que dejó profundas huellas en el entorno. Y más recientemente, en una modernización de la Panamericana Sur, los obreros tomaron tierra de la pampa para nivelar la pista. Estas cicatrices son visibles hasta hoy. 

Tags Relacionados:

Líneas de Nasca

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada